La cúrcuma puede ser una alternativa a 14 medicamentos

17.9.2013
0 comentarios

La cúrcuma es una de las plantas más estudiadas científicamente. Existen más de 5.600 estudios publicados que le atribuyen 175 efectos fisiológicos y más de 600 indicaciones preventivas y terapéuticas.

Kenishirotie / 123RF Stock Photo

Un buen número de estos estudios han comparado la eficacia de la cúrcuma con la de algunos medicamentos convencionales:

Atorvastatina (utilizado en el tratamiento de la colesterolemia). Un estudio de 2008, publicado en Drugs in R & D halló que una preparación a base de curcuminoides producía mejores resultados que la atorvastatina sobre la disfunción endotelial, la patología subyacente que puede causar ateroesclerosis. Además reducía la inflamación y el estrés oxidativo en pacientes con diabetes tipo dos.

 

Corticosteroides. Un estudio de 1999, publicado en la revista Phytotherapy Research descubrió que la curcumina era preferible a los esteroides en el tratamiento de la uveítis crónica anterior, una enfermedad inflamatoria del ojo. Otra investigación de 2008, dada a conocer en Critical Care Medicine, explicaba las ventajas de la curcumina sobre la dexametasona para prevenir la inflamación a consecuencia del transplante de pulmón.  

Fluoxetina e imipramina. En un artículo de 2011 de la revista Acta Poloniae Pharmaceutica se sostenía que la curcumina era preferible a ambos medicamentos antidepresivos (en experimentación animal). 

Ácido acetilsalicílico. Un estudio publicado por Arzneimittelforschung halló que la curcumina producía un efecto antiplaquetario y antiinflamatorio similares a la aspirina, indicando que era preferible en los pacientes con riesgo de trombosis. 

Antiinflamatorios. Un ensayo realizado en 2004 y publicado en la revista Oncogene concluía que la curcumina era una alternativa eficaz a la aspirina, el ibuprofeno, el sulindac, la fenilbutazona, el naproxeno, la indometacina, el diclofenaco, la dexametasona, el celecoxib y el tamoxifen a la hora de combatir la inflamación causada por células tumorales.

Oxaliplatino. International Journal of Cancer publicó en 2007 que la curcumina se compara favorablemente con el oxaliplatino como agente antiproliferativo contra ciertos tipo de células de cáncer colorrectales.

Metformina. Un estudio de 2009, publicado en Biochemitry and Biophysical Research Community, concluyó que la curcumina podía ser valiosa en el tratamiento de la diabetes porque incrementa la absorción de la glucosa e inhibe la expresión de genes glucogénicos.

Cúrcuma para el corazón

La curcumina podría reducir el agrandamiento del corazón y disminuir el riesgo de insuficiencia cardiaca, señalan investigadores canadienses.

Los científicos del centro cardiaco Peter Munk del Hospital General de Toronto evaluaron los efectos de la curcumina en ratones con corazón agrandado y hallaron que podría prevenir y revertir la enfermedad, restaurar la función cardiaca y reducir la formación de cicatrices. El estudio fue publicado en el Journal of Clinical Investigation.

Si los ensayos clínicos que se lleven a cabo en humanos confirman estos hallazgos, los tratamientos basados en la curcumina podrían ofrecer una nueva opción de tratamiento segura y económica para los pacientes con corazones agrandados, de acuerdo con los investigadores.

Señalaron que la curcumina actúa directamente en los núcleos celulares al prevenir que se desarrollen anormalidades cromosómicas bajo estrés y evitar la producción excesiva de proteínas anormales.

"La capacidad de la curcumina para desactivar los genes de agrandamiento y cicatrización es impresionante", ha dicho el doctor Peter Liu. "Independientemente de si usted es joven o viejo, mujer o hombre, cuanto más grande sea su corazón, mayor será su riesgo para tener ataques cardiacos o insuficiencia cardiaca en el futuro", añadió Liu.