Tratamiento natural de los dolores de cabeza

18.11.2013
0 comentarios

El estrés laboral, el descuido de las propias necesidades (de ejercicio, de sueño, anímicas, dietéticas...) y la tensión producida por las posturas mantenidas durante mucho tiempo son factores que confluyen en la aparición de los molestos dolores de cabeza. 

Terapias naturales eficaces.

8 consejos para cuidarse uno mismo.

La causa más común es la tensión muscular, aunque si el dolor es persistente no se pueden descartar trastornos en la circulación cerebral o enfermedades subyacentes. La migraña (dolor intenso en un lado de la cabeza, acompañado de náuseas y vómitos) es un tipo de dolor de cabeza relacionado con problemas circulatorios y reacciones adversas a ciertos alimentos. 

Al parecer, los alimentos ricos en histamina, triptamina, tiramina o fenietilamina pueden causar dolor de cabeza, sobre todo en personas con una producción baja de la enzima monoaminooxidasa, IMAO. Estos alimentos son algunos pescados azules como las sardinas, anchoas y caballa, los quesos curados, la charcutería, el vino, el chocolate, el zumo de naranja y los alimentos que contienen aditivos glutamatos, entre otros. 

Lo aconsejable es tratar de identificar al responsable, y cada vez que se tenga dolor de cabeza, tomar nota de los alimentos consumidos hasta dos o tres horas antes de desencadenarse la molestia, y en caso afirmativo, evitar el alimento implicado. 

En general, ante el dolor de cabeza, los médicos convencionales recetan analgésicos suaves, que suelen ser eficaces si se administran en las primeras horas, pero que presentan efectos secundarios considerables sobre el estómago y en el hígado. 

Existen muchas terapias naturales eficaces. La acupuntura se utiliza para tratar una amplia variedad de dolores de cabeza, particularmente la migraña, aunque para que resulte realmente eficaz suele necesitarse un tratamiento continuado.

Las técnicas de relajación que incorporan ejercicios respiratorios son insustituibles para aliviar las tensiones física y mental subyacentes.

El yoga es eficaz por la misma razón que lo es para tratar el síndrome del túnel carpiano o los dolores de hombro y cuello: porque estira los músculos, libera los nervios y mejora la circulación sanguínea.

La osteopatía puede devolver el equilibrio al sistema muscoloesquelético.

La fitoterapia también puede ser de ayuda gracias a las plantas que mejoran la circulación, como el ginkgo biloba.

Pero quizá la terapia que consigue mejores resultados sea la quiropráctica: los terapeutas realizan manipulaciones de la espina dorsal que son eficaces inmediatamente y a largo plazo en el tratamiento de los dolores que tienen su origen en el cuello (ver el apartado de este artículo dedicado al hombro y el cuello).  

Autocuidado

PUNTO IG4
 
 PUNTO B2

1. Presionarse consecutivamente los puntos IG4 y B2 hasta que se note una relajación de la tensión en la cabeza (especialmente útil cuando el dolor es frontal). 

2. Recibir un masaje a lo largo de ambos lados de la columna vertebral (sin pasar nunca por encima de ella). Cualquier persona puede hacerlo.

3. Tomar baños calientes después de la jornada laboral y recibir o hacerse masaje en los pies.

4. Seguir una dieta equilibrada, reservando el tiempo necesario para disfrutar sin prisas de las  tres comidas diarias. Evitar los alimentos ricos en grasas saturadas, los azúcares simples y los aditivos.

5. Beber al menos 8 vasos diarios de agua para prevenir la deshidratación leve que está en el inicio de muchos dolores de cabeza. A veces es útil beber dos vasos de agua en cuanto aparece la primera molestia. 

6. Hacerse un masaje suave en las sienes y la nuca con aceite esencial de menta o de lavanda. También es útil masajearse toda la cabeza con las yemas de los dedos durante cinco minutos.

7. Evitar el café y las bebidas alcohólicas.

8. Si los dolores de cabeza persisten, tomar nota de las circunstancias en que aparecen: alimentos ingeridos, tensión nerviosa, postura física, meteorología, contacto con sustancias irritantes... Cualquier cosa puede ser útil para que un terapeuta realice un diagnóstico y un tratamiento correcto.

/ FLICKR