Remedios naturales para molestias cervicales

0 comentarios

Algunos remedios naturales pueden ayudarnos a aliviar el dolor en la zona cervical sin recurrir a analgésicos ni antiinflamatorios.

123RF

Además de recurrir a los ejercicios en casa, la relajación y las terapias naturales, se puede abordar las molestias mediante alternativas seguras a los analgésicos y antiinflamatorios.

Las cremas que contienen capsaicina –el principio activo picante de la guindilla– reducen eficazmente el dolor causado por la irritación de los nervios que cruzan el cuello.

 

El harpagófito (Harpagophytum procumbens) es una planta herbácea procedente del sur de África que crece en estado salvaje en el desierto de Kalahari. Ayuda a recuperarse de los traumatismos pues posee actividad antiinflamatoria y analgésica. Se usa en forma de polvo o cápsulas y está contraindicado en casos de úlcera gástrica y diabetes.

Los aceites esenciales de mentol (Mentha arvensis o Mentha piperita) y alcanfor (Cinnamomum camphora) son ingredientes típicos de bálsamos musculares. Al entrar en contacto con la piel, aumentan la circulación sanguínea y producen una sensación de calor seguida de frescor que ayuda a relajar la musculatura.

El aceite esencial de lavanda (Lavandula angustifolia) se añade al aceite de masaje o al agua de baño para eliminar las contracturas y relajar el sistema nervioso. Además, posee propiedades antiinflamatorias y antisépticas.

La mayoría de molestias que afectan a la zona cervical desaparece en pocos días, pero esto no quiere decir que se deba seguir actuando como si no hubiera ocurrido nada. Son avisos que deben ser tratados en profundidad para que a medio y largo plazo no aparezcan trastornos más serios. Al abordar a tiempo sus causas podremos disfrutar de mayor bienestar y equilibrio, lo que se reflejará en una mejor salud y un estado de ánimo más positivo.