Esta planta legal puede ser la alternativa al cannabis

0 comentarios

El cannabis es una planta medicinal con grandes propiedades que la hacen merecedora de todos los reconocimientos, legales y científicos. Pero mientras existan dificultades para acceder al cannabis, hay alternativas con efectos similares en el tratamiento de los dolores y la inflamación. Son las hepáticas de la familia de las Radula, tan extendidas en Japón, Costa Rica y Nueva Zelanda.

Las hepáticas, una familia de plantas musgosas, producen cannabinoides naturales. Esto se descubrió en los años 90. Investigadores como Masao Toyota, de la Universidad Tokushima Bunri, explicaron en sus trabajos que la familia de las Radulas (Radula perrottetii, Radula marginata y Radula laxramea) presentaban naturalmente un compuesto cannabinoide al que denominaron perrottetineno. A esta conclusión también llegó Frank Cullmann, de la Universidad del Sarre (Alemania), en otro trabajo.

El THC y el perrottetineno son comparables

Investigadores alemanes han desvelado ahora los resultados de un nuevo estudio. Jürg Gertsch de la Universidad de Berlín y Erik Carreira de la Universidad de Zurich han comparado el perrottetineno con el THC (tetrahidrocannabinol, el principio psicoactivo del cannabis o marihuana), tanto desde el punto de vista bioquímico como farmacológico.

 

En modelos animales, han descubierto que el compuesto cannabinoide perrottetineno, al igual que sucede con el THC, llega fácilmente al cerebro, donde activa los receptores cannabinoides. Además parece ser que el perrottetineno pueden tener un mayor efecto antiinflamatorio en el cerebro que el THC.

Como dice Gertsch en un artículo: "es sorprendente que solo dos especias de plantas separadas por 300 millones de años de historia de la evolución produzcan cannabinoides psicoactivos”.
 

 

El efecto psicoativo del perrottetineno es menor que el del THC, pero el antiinflamatorio puede ser mayor, lo que la hace extremadamente interesante para el desarrollo de aplicaciones médicas.

Los resultados del estudio indican que el perrottetineno puede tener un efecto parecido a los endocannabinoides del propio cuerpo, como la anandamida.

La investigación, de todos modos, no es suficiente para afirmar que las hepáticas pueden reemplazar al THC. Son necesarias más investigaciones, sobre todo en modelos preclínicos.
 
Como afirma Gertsch: “para poner en marcha la investigación terapéutica de los cannabinoides en la hepática, es preciso tener investigaciones básica sólidas en el campo de los mecanismos bioquímicos y farmacológicos, así como estudios clínicos controlados”.

Ya se conocía en la medicina natural

La familia de las hepáticas (de las que existen entre 6000 y 7000 especies distintas) era conocida por la medicina natural por combatir efectivamente los mohos y las bacterias tanto en el hogar como en el jardín, aunque entre los arriates de flores se las suele ver como intrusas.

Las hepáticas son conocidas entre los amigos de los caballos, ya que el extracto es un remedio clásico para combatir una patología por hongos del animal.

Su origen como medicina se remonta a la Edad Media, cuando se añadían a los vinos distintas especies de hepáticas para tratar las alteraciones del hígado.

La utilidad de estas plantas es por tanto grande y no desconocida, aunque ahora se ha descubierto un nuevo uso como antiinflamatorio y analgésico.