Haz tu propia tintura de jengibre contra náuseas, dolores de cabeza y resfriados

0 comentarios

La tintura de jengibre es una ayuda muy valiosa que deberías de tener en tu botiquín. Es muy sencilla de hacer y te resultará muy útil para más de un problema de salud.

Seguro que conoces el jengibre como un condimento muy usado en la comida asiática y habrás oído alguna cosa más sobre la virtudes de este rizoma gris-amarillento. El potencial curativo del jengibre lo puedes aprovechar, por ejemplo, con una tintura muy fácil de hacer. Te promete mejoría en caso de sufrir dolores de cabeza, problemas digestivos, naúseas, gripes y resfriados.

Tintura de jengibre con alcohol

Para elaborar la tintura precisarás, además de jengibre fresco, un alcohol neutro, como ginebra o vodka, con un porcentaje de alcohol del 40%.

 

Elaboración:

  1. Toma un rizoma de jengibre, pélalo y córtalo en rodajas finas.
  2. Coloca las rodajas en un tarro de cristal de rosca y cúbrelo por completo con el alcohol de tu elección.
  3. Cierra el tarro y deja reposar la mezcla entre 10 y 14 días en un lugar fresco. Recuerda agitar cada día unas cuantas veces el tarro.
  4. Transcurrido el tiempo, cuela el jengibre y coloca la tintura en pequeñas botellitas oscuras.

Cómo se utiliza la tintura en caso de dolores de cabeza

Toma unas cuantas gotas de la tintura entre los dedos y masajea suavemente la zona de las sienes o la frente. Puedes repetirlo varias veces a lo largo del día.

Uso en caso de molestias digestivas

En caso de dolores de estómago, toma de 10 a 20 gotas de la tintura y viértelas en una infusión de tu elección o en un vaso de agua. Puedes tomarte la gotas tres veces al día hasta que mejoren los síntomas.

Utilización en caso de resfriados y gripe

Usa la tintura igualmente en una infusión o un vaso de agua, pero, en lugar de unas gotas, toma de una a dos cucharaditas

En caso de náuseas o mareos

En caso de mareos, sobre todo debidas al viaje, se toma de una a dos cucharaditas diluidas en agua. Si necesitas un efecto más rápido, mastica un trozo de jengibre crudo como si fuera un chicle.

Si necesitas frasquitos de cristal oscuro con pipeta incorporada para guardar tu tintura, los puedes conseguir aquí: