Petición al Parlamento Europeo para que revise las prácticas obstétricas

0 comentarios

La asociación Human Rights in Childbirth denuncia que el empleo exagerado de intervenciones médicas complica cada vez más la labor de parto espontánea y fisiológica para las mujeres.

Se ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para eliminar la violencia obstétrica hacia las madres y los niños.

123RF

En toda Europa, las mujeres reciben asistencia obstétrica en una variedad de sistemas de salud, pero se enfrentan a los mismos poblemas. El empleo exagerado de intervenciones médicas complica cada vez más la labor de parto espontánea y fisiológica. Según denuncia la organización Human Rights in Childbirth, los efectos iatrogénicos de estas intervenciones son un problema real y frecuente en todos los países de Europa.

Muchos Estados miembros de la Unión Europea tienen sistemas de atención al parto en los que la autonomía física de las mujeres se ve violada de manera rutinaria. Además, en la mayoría de ocasiones se limitan las opciones para parir, de modo que no se ofrece ninguna alternativa al parto hospitalario, a pesar de que estudios observacionales reputados han documentado que, para las mujeres sanas, los partos en casa planificados son tan seguros como los partos en hospitales.

 

Para eliminar la violencia obstétrica hacia las madres y sus hijos en momentos tan cruciales como el parto y el nacimiento, Human Rights in Childbirth ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para solicitar al Parlamento Europeo que revise las prácticas que se llevan a cabo en la asistencia al parto en todos los Estados europeos. Más de 4.350 personas ya han firmado la petición.