Investigadores británicos advierten de que vuelve la enfermedad de las vacas locas (Creutzfeldt-Jakob)

0 comentarios

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob o de las "vacas locas" puede volver, aunque no existen estimaciones sobre el número de nuevos posibles casos. El brote causado por la ingesta de piensos contaminados con priones causó más de 200 muertes. En España hubo cinco víctimas mortales.   

Hace unos meses falleció en Londres una persona que puede ser el primer caso de una oleada mayor que la anterior.

vaca marrón

A más de 20 años del primer caso de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob adquirida (CJD, más conocida como "mal de las vacas locas"), los médicos han constatado que existe otra variante de la enfermedad que puede empezar a declararse próximamente en forma de brote.

En 2016 falleció a causa de esta nueva variante un ciudadano británico. Ahora los investigadores alertan de que podría ser la primera de una nueva oleada de víctimas. Así lo han asegurado en un informe médicos del University College de Londres y lo han publicado en el New England Journal of Medicine (NEJM).

 

La carne infectada con priones transmitió la enfermedad

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob adquirida es causada por priones que dañan el tejido cerebral, no tiene tratamiento y a menudo produce la muerte. Los priones se encontraban en la carne de los animales con "encefalopatía bovina espongiforme" que al ser consumida por humanos causa la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob adquirida. También puede adquirirse a través de donaciones de sangre, órganos trasplantados y material quirúrgico no desinfectado debidamente. El centro de vigilancia del CJD en Edimburgo lleva contabilizados 230 casos.

El anterior brote afectó a personas con unas características genéticas determinadas (tienen el "gen productor del prion" PRNP), presentes en el 40% de la población. Sin embargo, en el caso del británico fallecido en 2016, el genotipo causante es otro y es propio de una de cada dos personas. El fallecido, que tenía 36 años, llegó en agosto de 2015 al National Prion Clinic en Londres, debido a cambios anormales de personalidad. Los análisis confirmaron la sospecha de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. El paciente falleció en febrero de 2016. Análisis posteriores de su cerebro evidenciaron que padecía una variante del CJD.

El nuevo brote podría ser el resultado de una incubación de 20-30 años

Los especialistas temían hace tiempo que el nuevo brote era posible. Si el anterior brote pudo incubarse durante 10-15 años, los nuevos casos pueden ser el resultado de una incubación a lo largo de los último 20-30 años. Por eso se cree que ahora puede empezar un nuevo goteo de casos.

Por otra parte, a los investigadores les preocupa que se produzcan contagios a partir de donantes de sangre que estén afectados pero todavía no hayan desarrollado la sintomatología. No existen métodos de análisis capaces de descubrir las muestras de sangre afectadas. 

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la enfermedad de Creuzfeldt-Jakobs son dolores de cabeza, fallos en la memoria, seguidos de alucinaciones, alteraciones de la personalidad, parálisis y demencia. La enfermedad provoca cada vez más alteraciones y finalmente provoca el colapso completo de las funciones cerebrales. En el estadio final los afectados permanecen en una especie de rigidez, sin posibilidad de establecer contacto con su entorno. Los médicos lo llaman “the living dead”.

DOCUMENTO:

Archivado en: