Hielo  

0 comentarios

“¡Más frío que en Marte!”, proclamaban los periódicos. “El apocalipsis del hielo”, rezaban los titulares, ante las imágenes de Chicago a 23 grados bajo cero. “¿Qué demonios pasa con el calentamiento global? Por favor, vuelve pronto ¡Te necesitamos!”, concluyó en twitter Donald Trump.

“¡Más frío que en Marte!”, proclamaban los periódicos. “El apocalipsis del hielo”, rezaban los titulares, ante las imágenes de Chicago a 23 grados bajo cero. “¿Qué demonios pasa con el calentamiento global? Por favor, vuelve pronto. ¡Te necesitamos!”, concluyó en twitter Donald Trump.

Los inviernos son cada vez más extremos y más intensos, eso es cierto. Y cada vez más cortos. En cuanto empezamos a aclimatarnos al invierno, en cuanto sacamos las botas y las bufandas, la nieve se derrite ante nuestros ojos. Aunque cabe la posibilidad de que el vórtice polar vuelva a desplazarse hacia el sur, y que en el momento menos pensado arrecien de nuevo lo vientos gélidos. Lo difícil es convencer a los escépticos que las olas de frío extremo son la otra cara del cambio climático.

Lo que cuenta es realmente lo que está pasando en Ártico, y nadie mejor para certificarlo que Peter Wadhams, explorador insaciable de los círculos polares y autor de “Adiós al hielo”… “Todo está ocurriendo de una manera más rápida y drástica de lo que preveíamos. La masa helada no solo se está contrayendo, sino que está colapsando. El Ártico puede quedar libre de hielo por primera vez en 100.000 años. Si no es en la próxima década será en la siguiente”.

Peter Wadhams, glaciólogo en Cambridge, no se cansa de enumerar las virtudes del agua en estado sólido: “La superficie helada regula y estabiliza el clima. Es, por así decirlo, el aire acondicionado de la Tierra. Y refleja la luz del sol, evitando el sobrecalentamiento. Si desaparece el hielo, sube el nivel de los mares y menguan las reservas de agua dulce, y cambian irremediablemente las condiciones que han permitido prosperar a la especie humana”.

El hielo es, ni más ni menos, el ingrediente esencial de ese “cóctel” perfecto que es la vida en la Tierra.

Archivado en: 

Artículos Relacionados

Por El Correo del Sol
Por Carlos Fresneda
Por Carlos Fresneda
Por Carlos Fresneda  
Por Carlos Fresneda
Por Carlos Fresneda
Por El Correo del Sol
Por Carlos Fresneda