Se inaugura en Sevilla el primer jardín vertical en un hospital de Europa

15.11.2012
1 comentarios

Los jardines verticales en edificios actúan como biofiltros depuradores de aire y ayudan a ahorrar energía en climatización.

Tienen un efecto relajante en las personas y sirven para mitigar el estrés que producen las ciudades.

Los jardines verticales son una herramienta para reverdecer los edificios y, con ello, las ciudades. Actúan como biofiltros depuradores de aire, ayudan a ahorrar energía en climatización al reducir la necesitad de ventilación interior, combaten el "síndrome del edificio enfermo" y, al aumentar la superficie verde de las urbes, sirven de refugio a invertebrados y algunas especies de pájaros, que tan difícil lo tienen en la ciudades.

Pero, además, como la naturaleza produce un efecto relajante en las personas, sirven para mitigar el estrés que producen las ciudades. Esta última razón ha sido la que han tenido en cuenta especialmente los arquitectos que diseñaron la ampliación de la clínica UPS Sagrado Corazón de Sevilla, donde se ha construido el primer el jardín vertical en un centro hospitalario en Europa.

El jardin vertical forma parte del conjunto ampliado de dicho hospital, tiene unas dimensiones de 17,00 m x 2,20 m de alto y está compuesto por más de 1.400 plantas seleccionadas de entre más de 40 especies vegetales.

Este proceso de "naturación urbana" lo ha llevado a cabo la empresa Terapia Urbana en colaboración con los arquitectos José Manuel Peinado e Ignacio Quijano, del estudio Peinado Arquitectos. "El diseño está inspirado en un jardín del arquitecto paisajista Roberto Burle Marx, denominado “Jardín Suspendido” y situado en el Ministerio de Educación y Salud Pública en Brasil, un hito de la arquitectura moderna de los años 30 y proyectado por Le Corbusier."

El jardín vertical de la clínica UPS Sagrado Corazón de Sevilla se riega mediante un sistema de riego por goteo, que se realiza en circuito cerrado, por lo que el agua sobrante de cada riego es recogida en unas bandejas situadas en la parte inferior del jardín y conducida a un local técnico donde se depura y filtra, a la vez que se le añaden los nutrientes de forma líquida. Después, el sistema bombea de nuevo el riego hasta el jardín vertical. Un ordenador monitoriza la temperatura y humedad adecuadas.

Terapia Urbana trabaja también en un nuevo sistema de jardín vertical “Do It Yourself” (háztelo tú mismo) que han llamado GREENandFUN.

 

Nos alegra leer este tipo de noticias sobre jardines verticales. A pesar de que date de algunos años atrás lo bueno es que se está convirtiendo en una infraestructura cada vez más recurrente. Tanto es así que se están convirtiendo en verdaderos pulmones para la ciudad y prácticamente no ocupan espacio porque van unidos a las paredes. El último gran proyecto directamente es un bosque vertical en Asi, dado su enorme tamaño.

Páginas