¿Leche de vaca o de soja?

14.3.2014
0 comentarios

¿Necesitamos la leche de vaca por su calcio y proteínas?

La leche de soja, ¿es una ayuda o un problema frente al cáncer?

¿Cuál de los dos alimentos es preferible?

La fama de los productos lácteos es cada día un poco peor. Cada vez más personas buscan alternativas y la leche de soja se presenta como tal. Pero hay cierta inseguridad sobre sus efectos. ¿Qué es mejor, seguir con la leche de vaca o cambiar a la de soja? 

¿Cuál es más nutritiva?

 

• La leche de vaca contiene más calcio, un mineral fundamental para la formación de los huesos. Una deficiencia puede llevar a la osteoporosis o empeorarla. Los niños en crecimiento deben obtener una cantidad suficiente. Pero la leche de vaca no es la única fuente. También puede obtenerse de otros alimentos como verduras de hoja verde, puerros, almendras y otros frutos secos e higos desecados. Hay alimentos que en 100 g contienen más calcio que la leche, como por ejemplo el sésamo, las semillas de amapola o las ortigas. 

La soja también contiene calcio, aunque no tanto como la leche de vaca. En la actualidad es fácil encontrar leches de soja enriquecidas con calcio. Pero la salud de los huesos no depende únicamente de la obtención del calcio. Un exceso de proteínas en la dieta puede favorecer la eliminación de calcio, mientras que la deficiencia de vitamina D, magnesio o fósforo, hace más difícil su fijación. Por tanto, es más sensato obtener todos los nutrientes necesarios en proporciones adecuadas que obsesionarse con el calcio. 

• La leche de vaca aporta vitamina B12, esencial para el funcionamiento del sistema nervioso y la regeneración de los tejidos. La de soja, no, a menos que se le haya añadido. En la lista de ingredientes puede aparecer como cianocobalamina o cobalamina.

• Tanto la leche de vaca como la de soja contienen una cantidad significativa de proteínas, similares en digestibilidad.

• El contenido de grasa de la leche desnatada ecológica y la leche de soja es similar, entre 1,5 y 2%. La leche entera de vaca tiene un contenido en grasa más elevado 3,5%. La grasa de la leche de vaca es principalmente saturada y contiene colesterol, cuyo efecto sobre la salud es discutible. La mayoría de los nutricionistas consideran que en exceso favorece los problemas cardiovasculares. En cambio, la de soja es poliinsaturada y menos problemática.  

• Se acusa a la leche de vaca de provocar reacciones alergias (a su proteína) y de intolerancia (a su azúcar, la lactosa). La leche de soja se relaciona también con alergias. El problema más frecuente con diferencia es la intolerancia a la lactosa: aproximadamente 3/4 partes de la población mundial carecen de la enzima lactasa necesaria para digerir la leche. 

• La leche de soja contiene isoflavonas. Pertenecen al grupo de los llamados fitoestrógenos producen en el cuerpo un efecto similar a las hormonas femeninas. Los estudios científicos muestran que pueden reducir el riesgo de cáncer de mama y que mitigan los trastornos propios de la menopausia. Algunas investigaciones sugieren que pueden estar contraindicadas en mujeres que ya sufren de cáncer, pero esto no se ha confirmado.

En conclusión, en lo que a la salud se refiere, es casi imposible decir taxativamente cuál es mejor o peor. Tanto la una como la otra tienen ventajas e inconvenientes. El factor individual resulta determinante: cada persona debe reflexionar sobre el lugar que pueden ocupar estas bebidas, teniendo en cuenta los hábitos alimentarios, los gustos y los efectos en su organismo. 

¿Cuál es mejor para el clima?

 
 
 Cultivo de soja restando superfie a la selva / GREENPEACE

Las vacas sufren de flatulencias y los cultivos de soja invaden las selvas. Las flatulencias bovinas –y los eructos– son una fuente de metano, gas que contriibuye al cambio climático. Curiosamente las vacas de producción ecológica emiten hasta un 15% más de metano porque comen más hierba y producen menos leche que las vacas de granja convencional. Pero estas comen pienso a base de soja, que puede proceder de cultivos invasores.

Analizando pros y contras, los estudios indican que las granjas ecológicas contribuyen en menor medida al cambio climático porque emiten menos gases invernadero y poseen más terreno vede que almacena CO2.  

Sobre el balance climático de la soja aún no hay suficientes estudios. La clave parece estar en la procedencia de la soja. Si su origen está en Suramérica, el balance de CO2 puede ser malo (al cultivo extensivo, ocupando el espacio de la selva o de otros cultivos tradicionales y probablemente a partir de semillas extensas, hay que sumar el coste ambiental del transporte). Si es europea y ecológica, puede ser beneficioso para el clima.  

Otra forma de calcular el impacto ambiental es a través del consumo de agua. Para producir un litro de leche de vaca hace falta consumir 1.000 litros de agua (un 15% menos si es ecológica). En cambio, para obtener un litro de leche de soja se gastan unos 250 litros de agua. La soja gana claramente. 

En cuanto a qué debemos pensar finalmente frente a un vaso de leche o uno de soja, disponemos de información autorizada precisa. La profesora Maria Müller-Lindenlauf, del Instituto para la Investigación de la Energía y el Entorno de Heidelberg (ifEU, Alemania) afirma: "El balance climático de una bebida de soja o de avena es por término medio mejor que la de un vaso de leche de vaca".

La leche de vaca tiene además en su haber una dosis más o menos importante de sufrimiento animal. Las granjas ecológicas ponen especial interés en mantener de forma correcta a los animales pero no dejan de ser "usados". Sólo hay leche cuando las vacas tienen terneros y los tienen con demasiada frecuencia. Lo que pasa con los terneros machos que nacen y lo que ocurre con las vacas que ya no dan leche pertenece al lado oscuro de la producción de leche, aunque sea ecológica.

¿Cuál es tu opinión? ¿Consumes leche de soja o de vaca? ¿Por qué?