Europa crearía casi 500.000 empleos en 2020 si avanzara hacia las renovables

0 comentarios

La apuesta por las energías renovables y la eficiencia energética lograría generar puestos de empleo y supondría un ahorro importante para los consumidores.

Si Europa priorizara los avances hacia un sistema eléctrico basado íntegramente en las energías renovables y en la eficiencia energética, en lugar de confiar en la energía nuclear y los combustibles fósiles, en 2020 se habrían generado cerca de 500.000 empleos en el sector energético. Además, los consumidores podrían beneficiarse de un ahorro importante a corto plazo y se reduciría la demanda energética, con lo que se daría un paso adelante en la lucha contra el cambio climático.

Éstas son las conclusiones que se recogen en el informe [R]evolución Energética 2012, elaborado por Greenpeace y el European Renewable Energy Council (EREC). El informe establece que un sistema eléctrico basado en las energías renovables y en la búsqueda de la eficiencia generaría tres billones de euros de ahorro en costes asociados a la compra de combustibles fósiles entre 2011 y 2050, que compensarían ampliamente los costes de su implantación (menos de 0,7 € kw/h hasta 2020).

 

Según Sven Teske, experto en energía de Greenpeace Internacional, “cada euro que aumenta el precio de los combustibles fósiles le cuesta a los ciudadanos europeos 400 millones de euros al mes, algo que podría reducirse al menos a la mitad en 2030 si la UE apostara firmemente por un sistema energético basado en las renovables hoy. La energía renovable, combinada con mayores estándares de eficiencia energética en coches y edificios, va a revitalizar la economía europea y a generar billones de euros de ahorro”.

Hacia el cien por cien en renovables

Actualmente en Europa el 12,5 % de la energía consumida procede de fuentes renovables, cifra que la UE se ha comprometido a aumentar hasta el 20 % para 2020. Sin embargo, los expertos apuntan que, para lograr que en 2050 el 100 % de la energía sea renovable, es necesario que los gobiernos apuesten firmemente por estas fuentes y se alcance un 45 % en 2030. Esto pasaría por abandonar las subvenciones a los combustibles fósiles y a la energía nuclear.