Elige ropa deportiva sin sustancias químicas contaminantes

05.11.2012
0 comentarios

Las prendas para actividades al aire libre pueden contener sustancias cancerígenas o que alteran el sistema hormonal.

Siete marcas ya se han comprometido con Greenpeace a eliminar las sustancias más preocupantes.

Si hace pocos años bastaba una camiseta de algodón para salir a dar una caminata por la montaña, ahora la tendencia es equiparse con lo último en prendas deportivas que supuestamente ofrecen prestaciones extraordinarias. Pero esta ropa está a menudo bañada en productos químicos que contaminan el entorno y son una amenaza para la salud.

Los catálogos de marcas como The North Face, Jack Wolfskin o Mammut ofrecen imágenes de modelos con sus productos y una naturaleza virgen y espectacular de fondo. Sin embargo, su ropa libera sustancias químicas perfluoradas y polifluoradas (PFC) que se encuentran desde los hielos del círculo polar ártico hasta la sangre y la leche materna, a donde llegan a través de los alimentos.

 

La industria textil utiliza desde más de 50 años los PFC para impermeabilizar las prendas y hacerlas más resistentes a la suciedad. Son sustancias que pueden resultar cancerígenas y perjudicar la fertilidad. Análisis encargados por Greenpeace en Alemania han encontrado concentraciones elevadas de ácido perfluorocarbónico en chaquetas de marcas como The North Face, Patagonia, Jack Wolfskin y en un pantalón infantil de la marca Marmot. También se han hallado sustancias similares en una chaqueta infantil de Vaude y en chaquetas de las marcas Mammut, Kaikkialla y Patagonia.

En total, Greenpeace ha descubierto estas y otras sustancias tóxicas en 14 prendas tanto para señora como para niños de las marcas punteras de ropa deportiva para actividades exteriores. En general se hallan en las superficies externas y en tejidos impermeables como el Gore-Tex.

Además de los PFC, otros compuestos químicos potencialmente peligrosos para la salud son los ftalatos y el nonylfenol. Los valores más altos se encontraron respectivamente en un un poncho infantil de la marca Northland y en un chubasquero infantil de Seven Summits.

La experta en contaminación de química de Greenpeace Christiane Huxdorff afirma que "las marcas deben sustituir los químicos tóxicos por alternativas inocuoas y amables con el entorno".  

Por otra parte, los consumidores deben pensar si realmente necesitan este tipo de prendas, diseñadas para la alta montaña y el deporte de élite. Para realizar una excursión por el campo o una salida en bicicleta no hacen falta. Incluso es frecuente ver cómo las visten los niños cuando juegan en los parques.

Greenpeace invita a los fabricantes a sumarse a la campaña Detox eliminando las sustancias peligrosas de las prendas. Adidas, Nike, Puma, C&A, Li Ning, y Marks & Spencer ya se han comprometido a su sustitución.

Las prendas de algodón y lana, a ser posible de producción ecológica, son las más recomendables para los usos más frecuentes. Si se necesitan prestaciones extraordinarias en cuanto a impermeabilidad y transpirabilidad, las alternativas son las membranas de poliéster (por ejemplo Sympatex) y el poliuretano.