3 recetas con hisopo para la inflamación y las malas digestiones

0 comentarios

Sus fragantes flores violáceas o blancas y sus hojas se pueden cosechar a finales de primavera e inicios de otoño.

El hisopo, con sus aromáticas flores, es una planta en la que mariposas y abejas campan a sus anchas. Es muy apreciada en perfumería y en la elaboración de licores de plantas aromáticas, pero también es medicinal. El hisopo tiene muchas sustancias amargas que estimulan todo el proceso digestivo y especialmente la producción de jugos gástricos. Una taza de infusión de hisopo es muy recomendable en caso de alteraciones gástricas. También estimula la curación de inflamaciones, como las que afectan a la garganta (en este caso se hacen gárgaras).

Sus aceites esenciales y sus flavonoides también parecen tener efecto antibacteriano, parcialmente antivírico y antioxidante. El hisopo se emplea como remedio contra la tos y como remedio antiasmático. También se utiliza para eliminar mucosidad y para aliviar dolores de oído y alteraciones de la vejiga.

Sus fragantes flores violáceas o blancas y sus hojas se pueden cosechar a finales de primavera e inicio de otoño.

Precaución: las dosis altas de hisopeo son tóxicas, hay que respetar las medidas de las recetas. No se recomienda su uso en embarazadas, epilépticos ni niños pequeños ya que puede provocar calambres en altas dosis. El aceite esencial de hisopo no es recomendable porque los principios activos están demasiado concentrados. 

RECETAS:

Infusión de hisopo
Se cubren con 100 ml de agua hirviendo 1g de hisopo. Se deja reposar 5 minutos y se cuela. Se recomienda tomar de dos a tres tazas diarias. La infusión es digestiva y mucolítica, de ahí su beneficio en caso de tos y asma.

Tintura de vino
Se ponen 2 g de flores de hisopo en un recipiente con 100 ml de vino blanco. Se cierra bien y se deja reposar durante 5 días en un lugar fresco y al abrigo de los rayos solares. De vez en cuando se debe agitar la mezcla. Pasados los días se filtrará a través de una gasa fina, estrujando bien las flores. Esta tintura se conserva unos meses. Tomar un vasito al día estimula los jugos gástricos, favorece la digestión y elimina los gases.

Solución para gárgaras en caso de dolor de cuello
Se toman 50 g de hisopo y se cubren con 600 ml de agua hirviendo, se deja reposar y se filtra. Cuando esté fría se usará la solución para hacer gargarismos a lo largo del día.

Archivado en: