Regenera tu piel con siempreviva

0 comentarios

La siempreviva es una planta relativamente desconocida que, sin embargo, posee múltiples propiedades. Es tan eficaz en la regeneración de la piel que puede ayudar a pacientes sometidos a radioterapia.

El aceite esencial de la siempreviva (Helichrysum italicum) posee muchas propiedades curativas. Sobre la piel tiene un efecto regenerante, reconstituyente celular y productor de colágeno, lo que ha sido aprovechado por la industria cosmética para realizar preparados con múltiples cualidades, desde tratamiento del acné hasta productos con efecto antiarrugas.

Pero es mucho más importante el descubrimiento de que el aceite esencial de siempreviva puede minimizar los temidos daños de los rayos de la radioterapia. La intensidad de los daños provocados por la radiación disminuyen en gran medida cuando la piel es tratada inmediatamente después de una sesión de radioterapia con aceite esencial de siempreviva.

 

Para ello se puede hacer una mezcla de 4ml de aceite esencial de siempreviva y 120 ml de agua e introducirlos en una botella de cristal marrón o violeta que disponga de pulverizador para aplicarla sobre la piel sometida a los rayos. Lo mejor es dejar que las gotitas se vayan secando solas sin esparcirlas.

Como el aceite de Siempreviva tiene un efecto estimulante sobre la circulación linfática, puede mejorar o incluso eliminar el edema linfático tras una mastectomía. Después de consultarlo con el médico se recomienda hacer suaves fricciones con una mezcla compuesta de 100 ml de aceite de almendras dulces y cinco gotas de aceite esencial de siempreviva. Eventualmente se puede añadir 1 gota de aceite esencial de rosa.

Infusión para favorecer la curación

También la simple infusión se puede emplear para favorecer la recuperación de una enfermedad. En caso de tos y bronquitis la infusión tiene un efecto expectorante y curativo. Para prepararla se toma una cucharada de la planta seca, se cubre con 250 ml de agua hirviendo y se deja infusionar tapada durante 5 minutos. Se recomienda tomar de una a tres tazas diarias.

La infusión también puede servir para lavados y envolturas.

Un difusor con 2 a 3 gotas de aceite esencial de siempreviva también puede tener un buen efecto en caso de tos, mucosidad y afonía.

Un saquito de olor colocado por la noche sobre la almohada tiene un efecto tranquilizante.