Los cuatro últimos años han sido los más calurosos en la reciente historia

0 comentarios

El domingo 2 de diciembre comenzó la 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático (COP24) en Katowice, Polonia

Sobre la mesa tienen los datos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), que ha concluido que los cuatro últimos años han sido los más calurosos

Los cuatro últimos años han sido los más calurosos registrados hasta la fecha, según ha confirmado la Organización Meteorológica Mundial (OMM), en la antesala de la conferencia del cambio climático (COP24) que se celebra en Polonia desde este fin de semana. El informe State of the Gobal Climate 2108 confirma que el año en curso será el cuarto más cálido, con temperaturas de 0,98 grados por encima de la era preindustrial.

Los 20 años más calurosos se han registrado precisamente desde 1996. La OMM advierte que la temperatura global puede subir de tres a cinco grados con la tendencia acutal de aquí a finales de siglo, muy por encima de la “línea roja” de los dos grados fijados por el acuerdo de París  (y del compromiso de perseguir esfuerzos para limitar la subida a 1,5 grados).

Las emisiones de gases invernadero han alcanzado un nuevo récord, después de la “estabilización” experimentada en los últimos cuatro años. La OMM estima que el mundo debe triplicar sus esfuerzos para no superar el “límite” de los dos grados, y multiplicarlos por cinco para no superar la línea de seguridad de 1,5 grados.

“No estamos ni mucho menos en el camino para alcanzar los objetivos ante el cambio climático”, ha advertido el secretario general de la OMM Petteri Taalas. “Si explotamos todos los recursos de combustibles fósiles, las temperaturas subirán cosiderablemente por encima”.

“Somos la primera generación que entiende el alcance del cambio climático y la última generación que será capaz de hacer algo para paliar los efectos”, ha advertido el meteorólogo finlandés, en una renovada llamada a la acción a los líderes políticos.

Según el último informe de la OMM, el fenómeno meteorológico conocido como La Niña, que contribuye a un descenso de las temperaturas en la superficie del mar, ha mitigado hasta cierto punto el calentamiento global en el 2018. En el 2019, sin embargo, existe un 80% de posibilidades de que vuelva a producirse el contrapunto, conocido como El Niño, con un aumento de las temperaturas en el Océano Pacífico que  suele provocar olas de calor en Australia, inundaciones en Suramérica y sequías en Asia y Africa.

La subida de las temperaturas han disparado los episodios de clima extremo en el útlimo año, con 70 ciclones tropicales (frente a la media de 53) que han afectado sobre todo a Vietnam, Filipinas y Corea y huracanes en el Caribe y en las costas norteamericanas. Las olas de calor golperon el centro y el norte de Europa, con incendios devastadores en Grecia, Suecia, Canadá y California. Las inundaciones intensificaron en regiones como el este de Africa y Japón y forzaron el desplazamiento de hasta 1,4 millones de personas en Kerala (India).

“Cada fracción de un grado significa una gran diferencia para la salud humana y para el acceso a comida y agua potable”, advierte en declaraciones en The Guardina la subsecretaria general de la OMM, Elena Manaenkova. “Estamos hablando también de la extinción de animales y de la desaparición de las barreras coralinas y de la vida marina”.

El informe State of the Global Climate 2018 advierte también sobre los efectos de la desaparición del hielo en el Artico, que alcanzó el tercer mínimo histórico en marzo y el sexto nivel mínimo en septiembre. La OMM abvierte que los mares están absorbiendo una cantidad récord de calor y que el proceso de acidificación oceánica se está intensificando.

 

Archivado en: