Hacer de Europa un lugar más salvaje

19.12.2012
0 comentarios

La iniciativa europea de conservación Rewilding Europe pretende mitigar el despoblamiento de áreas rurales y asilvestrar parte de ese territorio.

Bajo el lema “Convertir problemas en oportunidades”, se presentó en España el 14 de diciembre en Madrid.

Juan Carlos Muñoz / Rewilding Europe

El despoblamiento de las áreas rurales y el movimiento de población hacia grandes ciudades está generando una problemática situación en el campo europeo, el abandono generalizado y a gran escala de tierras agrícolas y ganaderas por todo el continente.

Rewilding Europe considera que la naturaleza es capaz de cuidar de sí misma si se le da la oportunidad

 

"¿Y por qué no convertir esos problemas de uno de los continentes más poblados del mundo en oportunidades para la naturaleza europea?", se planteó un grupo de experimentados conservacionistas europeos hace siete años liderados por Frans Schepers, director ejecutivo del proyecto avalado por sus más de 25 años al frente de WWF Holanda.

Este es el fundamento de esta ambiciosa iniciativa basada en convertir el problema del abandono del campo en una oportunidad –para el hombre y la naturaleza por igual– de recuperar la naturaleza. Un concepto que puede ser aplicado en cualquier paisaje abandonado e incluso en nuestro jardín.

Rewilding Europe, apoyada por WWF Holanda, la Fundación ARK, Wild Wonders of Europe y Conservation Capital, pretende renaturalizar un millón de hectáreas de terreno para el 2020, creando diez magníficas áreas de vida salvaje de nivel internacional, que servirán de ejemplos sugerentes de lo que se puede conseguir en cualquier otro lugar.

La vida salvaje, más valiosa que la caza

En la actualidad, desde el año 2010, se está trabajando sobre el terreno en cinco áreas piloto rewilding: el Delta del Danubio y los Cárpatos Meridionales en Rumanía, los Cárpatos Orientales repartidos entre Polonia y Eslovaquia, las montañas Velebit en Croacia y el Oeste Ibérico entre España y Portugal. La propuesta está apoyada por más de 30 organizaciones convertidas en socios locales que plantean que la vida salvaje se puede hacer aún más valiosa, en términos económicos, si consideramos que la caza no es la única manera de obtener beneficios de la fauna.[pagebreak]

Foto: Staffan Widstrand / Rewilding Europe

Para ello ofrece un modelo viable de utilización de la naturaleza salvaje de Europa. En la actualidad varias áreas poseen el potencial de convertirse en grandes espacios de vida silvestre de interés internacional, en las que se podrán desarrollar actividades ecoturísticas ligadas al medio natural. Pero hay que esforzarse para lograr que se haga realidad. Y por ello el proyecto fue presentado en Madrid la pasada semana ante profesionales de diversos ámbitos de la gestión, investigación y sector empresarial españoles vinculados a la conservación para recabar su opinión y analizar la situación del territorio ibérico.

Varias áreas poseen el potencial de convertirse en grandes espacios de vida silvestre de interés internacional

Rewilding Europe es una nueva visión de la conservación en Europa, que considera que la naturaleza es capaz de cuidarse de sí misma si se le da la oportunidad. Este concepto podría convertirse en el principio esencial de gestión de muchas áreas naturales en el futuro. Solamente hay que dejarla hacer.

Para lograrlo, reconoce que el pastoreo natural es una de las acciones prioritarias para el mantenimiento de los paisajes abiertos y semiabiertos, enclaves de los que depende gran parte de la biodiversidad europea. Haciendo posible que nuestros grandes herbívoros autóctonos recuperen su número de forma natural en aquellos territorios a los que una vez pertenecieron como bisontes, ciervos, cabras monteses, rebecos, caballos salvajes, alces, jabalíes, renos salvajes y esperemos que muy pronto también los uros.

Rewilding Europe enfatiza el disfrute y el valor de la naturaleza, tomando una posición activa en la comunicación con el público, esforzándose en dirigir un mensaje de orgullo ante esa naturaleza salvaje a la vez que impulsa una visión más silvestre de nuestro continente. Una Europa con mucha más fauna que hoy en día, donde esta sea más visible y accesible para sus ciudadanos. Una Europa con muchas más zonas destinadas a la protección de la naturaleza, con más áreas renaturalizadas y reservas integradas en una extensa red de corredores ecológicos por todo el continente.[pagebreak]

Foto: Juan Carlos Muñoz / Rewilding Europe

En palabras de Frans Schepers, director del proyecto, además de desarrollar estrategias de reintroducción faunística se aprovecha la excepcional recuperación de la vida salvaje europea. Ello es posible gracias a los programas de conservación que se vienen desarrollando en el continente desde hace décadas. Esto permitirá conectar Europa a través del concepto “rewilding”. Con ello se pretende generar posibilidades de empleo y una economía basada en un innovador uso del territorio.

El pastoreo natural es una de las acciones prioritarias para el mantenimiento de los paisajes abiertos

Durante dicho seminario, el biólogo de la Junta de Andalucía Miguel Angel Simón, director del programa de recuperación del lince ibérico, resumió los datos de recuperación de esta especie emblemática y una de las más amenazadas del mundo: aunque su población actual, 296 ejemplares, muestra datos optimistas, aún no pone a la especie a salvo. Las causas son la falta de su principal alimento, el conejo, o los accidentes como los atropellos y la dificultad de interconexión territorial de la especie.

No obstante, la recuperación de la fauna europea está mostrándose espectacular, afirmó Deli Saavedra como rewilding manager del proyecto. La cabra montés, gamo, rebeco, jabalí o corzo aumentan a la vez que amplían sus territorios como en el caso del último. También aves como el águila imperial, buitre leonado y negro o la cigüeña blanca viven mejores tiempos. O zonas españolas como los Pirineos orientales son un magnífico ejemplo del éxito de reintroducción de especies como el oso pardo.

En la celebración del seminario se incluyó la presentación hecha por la iniciativa Rewilding Spain, liderada por el reconocido comunicador ambiental Benigno Varillas, en la que se propone impulsar una sociedad rural basada en un nuevo tejido social. Jóvenes que disfruten de los servicios del siglo XXI pero capaces de desarrollar las actividades ganaderas del futuro. En ellas con el uso de herbívoros fáciles de mantener no solo se contribuirá a mantener la biodiversidad sino que se obtendrá una amable forma de vida basada en el pastoreo, la obtención de carne y a la vez que sea fuente de actividades ecoturísticas.[pagebreak]

Foto: Staffan Widstrand / Rewilding Europe

La observación de los animales en su entorno natural es una oportunidad excepcional para obtener beneficios de la naturaleza. En Europa no habitan gorilas pero disponemos de osos pardos, flamencos, buitres, quebrantahuesos, caballos salvajes, linces, bisontes… que, apoyados por convenientes infraestructuras y red de emprendedores rurales, pueden fundamentar el atractivo natural de tentadores destinos naturales.

Disponemos de osos pardos, flamencos, buitres, caballos salvajes... un atractivo natural para el turista responsable

Pero para ser honesto, en opinión de Neil Birnie, abogado ambientalista e impulsor de la exitosa iniciativa ecoturística Wilderness Scotland, y en la actualidad es el director financiero de Rewilding Europe, hay que trabajar para encontrar a esos emprendedores. Ya que necesitamos fomentar empresas que respondan a las necesidades de conservación y que generen dinámicas económicas que sustenten de una manera amable las iniciativas rewilding. Motivando y apoyando, tanto técnica como financieramente, iniciativas locales amables con su entorno y que se integren con las actividades tradicionales del lugar.

La naturaleza europea no son solo los bosques, existieron paisajes semiabiertos donde los grandes herbívoros silvestres, hoy extintos, deambulaban y con ellos se mantenían esas grandes estepas que también eran seña de identidad de nuestro paisaje. Caballos y ganados domésticos suplieron gradualmente su función ecológica. Pero en la actualidad estos animales de pastoreo disminuyen en las zonas rurales y esa tarea se pierde.

El seminario puso su broche final con la presentación del área rewilding del Oeste Ibérico que abarca la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba en Salamanca y el área de Faia Brava en en el valle de Côa en Portugal. Estuvo a cargo de sus directores Carlos Sánchez y Antonio Monteiro, quienes explicaron cómo se está haciendo realidad sobre el terreno la gestión de un paisaje donde la despoblación ha disminuido la presión agrícola y ganadera favoreciendo de este modo los cambios de usos del territorio.

Con ello se está experimentando la desintensificación de los usos de una dehesa o la restauración ecológica, tras los pavorosos incendios del 2003 que asolaron gran parte del valle del Côa, que apoyen una gestión más rewilding del área. Permitiendo ofrecer un futuro económico que pueda ser replicado por otros propietarios en el área y un sistema de trabajo que permita manejar las dificultades de una manera económica y viable con el concepto rewilding. Pero para hacer viable todo este proceso, según Antonio Monteiro, la comunicación con la sociedad sobre este nuevo concepto es parte esencial.

La invitación a unirse a esta visión de la conservación no ha hecho más que abrir sus puertas al público en general. Hemos de seguir explorando nuevas vías de futuro que beneficiarán tanto a la naturaleza como a los ciudadanos de una Europa más salvaje.

2013, Congreso Mundial de Tierras Silvestres WILD10

La fundación sin ánimo de lucro Rewilding Europe fue oficialmente creada en 2010 y, el próximo año, coincidiendo con la celebración del 10º Congreso Mundial de Tierras Silvestres WILD10, otras cinco áreas serán presentadas a la comunidad internacional.
Este congreso, que por primera vez tendrá lugar en un país de la cuenca mediterránea, se celebrará en Salamanca entre el 4 y el 10 de Octubre del 2013 bajo la Presidencia de Honor de S.M. La Reina Doña Sofia.
Es a la vez un reto para hacer de nuestro continente un territorio un poco más salvaje que bajo el lema "hay que devolverle a la naturaleza la mitad’ Vance G. Martin, presidente del mismo, invita a unirnos desde nuestros respectivos ámbitos de actuación.
Sectores científicos, políticos o gestores, desde las alianzas conservacionistas, los apoyos institucionales públicos o privados, las iniciativas empresariales y las siempre necesarias opciones individuales, todos al unisono somos bienvenidos para hacer de Europa un lugar más salvaje.

Archivado en: