Envoltorios ecológicos y creativos

21.12.2014
0 comentarios

El reciclaje de materiales nos ofrece infinitas posibilidades.

La ilusión que es capaz de generar un regalo comienza cuando se ve el bonito envoltorio. A veces se pierde cuando se ve el contenido, pero el papel de regalo transmite un mensaje, contribuye a la decoración en los días de fiesta y no debe convertirse en un problema. “¡Rómpelo!”, gritan los invitados. Su destino inexorable es la basura, por muchas expectativas que haya provocado. Por tanto, la calidad ecológica de cualquier presente comienza con su envoltorio.

No hay motivo para que unos minutos de gloria terminen con una variedad de recursos naturales transformados en la papelera. Agua, celulosa vegetal, minerales y otros ingredientes son necesarios para fabricar papeles de regalo que no son precisamente baratos. El envoltorio más ecológico y creativo es seguramente el reciclado. En este sentido, las posibilidades son casi infinitas.

 

Con ropa
Una bufanda, un jersey, una servilleta o casi cualquier prenda de vestir que se nos haya quedado pequeña o que ya ya no utilicemos por cualquier razón puede servir para envolver de manera original regalos de tamaño pequeño y mediano. Si el regalo es algo más voluminoso, podemos recurrir a manteles, sábanas o incluso plaids de los que se suelen utilizar para cubrir los sofás.

Cajas originales
Cajas usadas. En la propia casa, en anticuarios y tiendas de segunda mano se encuentran cajas de sombrero de época, cestas de picnic, cajas de latón y madera todo tipo de contenedores que son un regalo decorativo en sí mismos y aumentan el valor del presente.
Cajas creadas. Una caja de zapatos o alguna de las que se encuentran en los supermercados pueden adquirir una nueva existencia si se forran por dentro y por fuera con papeles de regalo de años pasados o con recortes de revistas. Para ello se utilizan pegamentos infantiles sin disolventes.

Papeles sorprendentes
Mapas, pósters y otros papeles. Las páginas de una guía anticuada de carreteras, un mapa de montaña desgastado, un póster conmemorativo, hojas de calendario, una página de diario… Cualquier papel puede convertirse en un original envoltorio. Hay que ir con cuidado con las hojas de periódico y de revista en color, porque pueden manchar de tinta las manos. Para mejorar la presentación, se puede adornar el paquete con cuerdas que le den un aspecto rústico o antiguo, hojas y flores secas o tarjetas escritas a mano…

Papel comercial reciclado. Si no nos acaban de convencer las opciones más creativas, podemos optar por un papel de regalo elaborado con materiales reciclados. Otra buena alternativa son las bolsas y cajitas que podemos encontrar en las tiendas de comercio justo. Aparte de servir como un bonito envoltorio para nuestros regalos, después se pueden reutilizar para guardar cosas.

Algunas ideas con alma de Navidad

Implicar a los niños en la preparación de los regalos que no van dirigidos a ellos contribuye a envolverlos de cariño y creatividad infantil. Además, se favorece la idea de que lo importante no es tanto el valor material del regalo como el significado emocional. 
Envolver un regalo con papel de diario puede parecer una idea estéticamente pobre, pero todo depende de la creatividad. Por ejemplo, las ilustraciones o frases que queden visibles pueden guardar relación con el contenido o la persona a la que va dirigido el regalo.
Fabricar papel de regalo en casa es también una opción: sólo hay que cortar en trozos pequeños unos cuantos papeles usados, ponerlos en una batidora con agua para convertirlos en pulpa y prensarla para extraer el agua.