La pomada de llanten menor alivia las picaduras de insectos

0 comentarios

Las picaduras de insectos pueden convertirse en una gran molestia durante el verano. Aunque tomemos medidas a menudo son inevitables y tenemos que sobrellevar el picor y el dolor, a menudo durante varios días. La pomada con llantén menor puede proporcionar alivio, tiene un efecto refrescante, reduce la hinchazón y acelera la curación. ¡Puedes elaborarla tu mismo!

El llantén menor es una planta importante en primeros auxilios, pues ayuda con heridas, contusiones y moratones. También con las picaduras de mosquitos, avispas y abejas y mosquitos. Y también la urticaria causada por las ortigas. Puedes aplicarte el llantés fresco triturado (el jugo es lo que te producirá alivio) o una pomada que lo contenga.

Puedes encontrar el llantén menor (Plantago lanceolata) en cualquier camino. Es fácil reconocer sus hojas alargadas que salen del suelo y sus flores con forma de cono.

 

Propiedades del llantén menor 

Además de ser eficaz contra las lesiones cutáneas, el llantén menor es una de las plantas para la tos más conocidas. Se toma internamente en forma de infusión o jarabe para fortalecer el tejido pulmonar, para el asma y para la expectoración en la bronquitis. La pomada de llantén puede potenciar los efectos curativos del jarabe y la infusión. Como linimento para el pecho y la parte superior de la espalda, alivia la tos. También es ideal para niños.

Pomada de llantén menor

La pomada se elabora en dos pasos. Primero se prepara una maceración en aceite que será la base de la pomada.

Ingredientes para la maceración en aceite:

  • 1 tarro de rosca esterilizado de unos 250 ml de capacidad.
  • Hojas frescas de llantén menor que ya no deberían estar húmedas por el rocío o la lluvia. Utiliza tanta cantidad como te quepa en el tarro, sin apretarlas.
  • Aceite de oliva suficiente para llenar el tarro.

Elaboración del macerado: 

  1. Pica las hojas de llantén y ponlas en el tarro de rosca.
  2. Rellena con aceite de oliva para cubrir todas las hojas.
  3. Cierra el frasco y déjalo reposar durante dos semanas a temperatura ambiente. Agítalo diariamente.
  4. Vierte el aceite a través de un tamiz y ponlo en una cacerola pequeña.

Ingredientes para la pomada:

200 ml de aceite de llantén

12 g de cera de abejas (puedes sumar dos gramos o restarlos, según la quieras más untuosa o más sólida)

Elaboración: 

  1. Mezcla la cera de abejas y el macerado de aceite en una olla pequeña.
  2. Calienta al baño maría hasta que la cera se derrita.
  3. Mezcla bien con una cuchara de madera para evitar grumos.
  4. Para probar la consistencia de la pomada, puedes tomar una muestra y dejar que se enfríe en un plato.
  5. Si la pomada es demasiado firme, agrega un poco más de aceite, si es demasiado untuosa, agrega un poco más de cera de abejas.
  6. Tan pronto como estés satisfecho con la consistencia ya estará lista y puedes llenar pequeños tarros limpios y desinfectarlos con la pomada.
  7. Etiqueta y almacena en un lugar fresco, para que la pomada se pueda conservar durante varios meses. 

¿Cómo se aplica?

En el caso de picaduras de insectos, aplica la pomada en la zona afectada lo antes posible. Puedes repetir la operación varias veces al día, según sea necesario. La pomada también es útil para el eccema producido por causas externas como alergias o roces. 

 

CERA DE ABEJA

 

TARRITOS DE 60 ML

Archivado en: