Despelote en Westminster por el clima

0 comentarios

Extinction Rebellion lleva a cabo una acción reivindicativa en el Parlamento británico. 

El diputado laborista Pete Kyle tenía la palabra, en uno de los interminables debates del Brexit en el Parlamento. Diez espectadores y espectadoras se levantaron repentinamente de sus asientos, se quitaron alegremente la ropa y enseñaron literalmente el culo a sus señorías desde la galería del público. Todos se quedaron estupefactos en sus escaños. El presidente de la Cámara, John Bercow, tuvo que emplearse a fondo en sus famosas llamadas al “orden”…

“Los activistas de Rebelión para la Extinción nos desnudamos en la Cámara de los Comunes para llamar la atención sobre el “elefante en la habitación”: la crisis climática y ecológica” fue la reivindicación instantánea en las redes.

>Extinction Rebellion es efectivamente el grupo ecologista de rompe y rasga en el Reino Unido. Creado el pasado otoño, su bautismo de fuego fue una cadena de acciones que culminó con una sentada colectiva en ocho puentes sobre el Támesis. El centro de Londres quedó colapsado ese día, 27 de noviembre, y hubo más de medio centenar de detenidos.

Otra de las acciones más espectaculares han sido las “pegadas” a edificios públicos, y eso es lo que pretendían hacer también en Westminster: pegarse a la enorme cristalera que separa el “gallinero” del “escenario” teatral del Parlamento. Los bedeles se incautaron a tiempo del pegamento resistente que llevaban encima para culminar su acción.

Pero ahí queda como recuerdo la potente imagen de los diez cuerpos semidesnudos, con consignas escritas como “Eco colapso” o “Justicia climática, actúa ahora”. Las disrupción duró algo más de diez minutos, suficientes para caldear el ambiente y darle un poco de morbo a la letanía de las enmiendas y los “votos indicativos”.

<

 

Archivado en: