25 ideas para mejorar tu hogar

0 comentarios

Cómo convertir la casa en un placer para los sentidos y en una fuente de salud.

Necesitamos un espacio tranquilo donde poder relajarnos, un lugar para olvidar el estrés y las preocupaciones, sobre todo si vivimos en una ciudad, soportando el ruido y la contaminación. El hogar es un refugio para recuperar el equilibrio, para expresar la propia personalidad sin cortapisas y disfrutar a fondo. 

La clave está en los sentidos: hay que permanecer atentos, cultivar la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído para rodearse de un ambiente positivo. Hay que detenerse en el efecto sutil que nos produce en lo más hondo cada cosa que vemos, que tocamos, que oímos, más allá de estéticas y modas. Cualquier cambio que se introduce en el hogar tiene un significado interior: deshacerse de un objeto determinado puede significar la superación de una traba emocional, y poner orden en una habitación expresa la claridad de ideas con las que se desea dirigir la propia vida.

 

El arte milenario del feng shui, basado en las experiencias de muchas generaciones, aporta sugerencias muy interesantes en ese sentido. Por otra parte, el cuidado de la salud también desempeña un papel en el diseño del hogar, así como el respeto por el entorno.

El recibidor

Después de cruzar el umbral, el primer espacio sintetiza el espíritu que reina en la casa. A quien vive en ella le ofrece inmediatamente la sensación de seguridad e intimidad del hogar. A las visitas, el recibidor les proporciona la primera impresión y la más duradera: si es positiva, transmite el deseo de abrirse a los demás, a las experiencias nuevas y a las oportunidades.

1. Una buena idea es disponer un zapatero, no sólo para ordenar el calzado y evitar que esté desperdigado por toda la casa, sino para ofrecer unas zapatillas a las visitas. No es una costumbre muy usual entre nosotros, pero es frecuente en los países nórdicos: resulta cómodo, higiénico y refuerza la idea de que el hogar es un lugar especial.
2. La luz en abundancia es necesaria en toda la casa, sin embargo suele descuidarse este aspecto en los recibidores. Una entrada sombría como una cueva hace desconfiar, da una sensación poco amistosa y propicia los tropezones. Por eso, si hay una ventana con persiana, ésta permanecerá siempre abierta.
3. Un espejo es útil en un recibidor pequeño pues aumenta la sensación de espacio (un cuadro con perspectivas produce el mismo efecto). También refleja la luz y sirve para darse un último vistazo antes de salir a la calle con seguridad. Según el feng shui, un espejo en el recibidor intensifica el flujo de la energía vital (chi) y ayuda a que se distribuya por toda la casa.
4. El feng shui también recomienda colocar un móvil en el recibidor para moderar el flujo de la energía. Sus sonidos serán un signo de identidad de la casa. 

Sala de estar

Es la habitación dedicada a la actividad y la comunicación. Expresa más que ningún otro espacio la propia personalidad y la manera de estar en el mundo. La forma en que se potencie, el estilo, depende de la creatividad de cada cual. 
5. Desde el sofá debe verse la puerta para que las personas que están sentadas se sientan seguras y cómodas. Conviene que lo que se ve desde cada asiento resulte agradable y que en ningún lugar se tenga la sensación de estar aislado, para ello es recomendable que los asientos formen un círculo en torno a una mesita.
6. Un error garrafal es que el televisor sea el punto de referencia de la sala, el altar que domina el espacio. Esta disposición, tan frecuente, propicia la incomunicación y que el aparato esté siempre encendido. Para evitarlo, lo mejor es ocultar la tele dentro de un armario con puertas y dejarlo en un lugar secundario. Esta decisión puede cambiar la vida de una familia.
7. Las texturas y colores naturales resultan más agradables. Los muebles pueden ser de madera maciza sin tratar o mimbre, mejor que de fibras artificiales y rellenos de espumas. Conviene que las alfombras sean de fibras naturales, como lana, algas, coco, sisal, yute o algodón. No es recomendable barnizar el parquet con productos convencionales, porque emiten gases tóxicos (la madera natural se trata con aceite de linaza y cera de abeja). En cuanto a los colores, los tonos claros de verde, amarillo u ocre, por ejemplo, facilitan la buena iluminación y la relajación, pero los toques llamativos resultan adecuados en un espacio también dedicado a la actividad. 
8. Los cojines confeccionados con materiales naturales y sufridos, no delicados, crean un ambiente informal y cómodo. No estaría mal contar con un cojín zen, o zafú, el más indicado para sentarse en la postura del loto y meditar. Pero no hay que pasarse: si los asientos se llenan de cojines parece que están ocupados y si están diciendo “mírame y no me toques” tampoco invitan a tomar asiento.
9. Cuatro o cinco plantas son indispensables. Son bellas y eliminan del aire gases tóxicos, como el formaldehído, el xileno, el benzeno o el dióxido de nitrógeno. Entre las plantas más descontaminadoras se encuentran el bambú, los ficus, las cintas, el espatifilo, la calathea, la palmera, la hiedra y la drácena.

Dormitorio

Es la habitación para el encuentro con uno mismo, a través de los sueños, la lectura o la meditación en soledad, y también para el encuentro íntimo. El dormitorio es la habitación donde se puede dar rienda suelta a la creatividad y el disfrute. Por eso el ambiente ha de ser muy personal y sensual: es el lugar adecuado para exponer ese cuadro u objeto que no nos atreveríamos a enseñar en otro lugar.
10. La ropa de cama es crucial para estar cómodos: el algodón, la franela en concreto, es el tejido más confortable y sano. La felpa, la seda, el satén y el terciopelo son otras texturas adecuadas en el dormitorio. En invierno, las pesadas mantas pueden sustituirse por los ligeros pero cálidos edredones nórdicos.
11. Los colores indicados son los tonos de piel de todas las razas: beige perla y tostado, cacao crema, rosa y melocotón rojizo, amarillo sutil, violeta pálido y ocre rojizo. También los tonos pastel cálidos, así como los tonos más fuertes, como coral, chocolate, crema, terracota, bermellón, frambuesa, berenjena, burdeos, cobre, oro y bronce. En cambio, hay que evitar que predominen colores menos sensuales y cálidos, como blanco, gris, negro, azul y verde grisáceos.
12. La posición de la cama influye sobre la posibilidad de descansar profundamente. Uno se siente instintivamente más seguro si desde la cama puede ver la puerta. En cuanto a la orientación, la cabecera debe quedar al norte para colocarse en armonía con el campo electromagnético de la Tierra. Dormitorio infantil

Los niños son especialmente sensibles a la influencia del entorno. Teniendo en cuenta que tienden a un comportamiento hiperactivo, generalmente se crea en la habitación infantil un ambiente demasiado tenso que no les permiten relajarse.
13. La simplicidad y el orden deben reinar en este espacio. El niño aprenderá a establecer prioridades si se le rodea de un entorno donde lo esencial está presente y lo accesorio no tiene importancia. Los juguetes que incitan a la acción deben guardarse fuera de la vista en cajones o baúles.
14. Debido a la sensibilidad infantil, es el lugar donde más necesario resulta ser rigurosos con los productos y materiales empleados: pinturas ecológicas (sin plomo ni disolventes tóxicos), muebles y juguetes de madera sin tratar, suelos y alfombras naturales...
15. Por lo común se considera que los colores básicos son infantiles, sin embargo los más convenientes son los colores serenos: pastel, lavanda, melocotón y crema. La decoración se completa con las obras e ideas del propio niño, que tiene necesidad de expresarse y crearse una identidad (si conviven dos niños en una habitación cada uno debe tener un espacio propio).

Estudio

El lugar reservado para el trabajo ha de fomentar la actividad y la creatividad. Por otra parte, cada vez más personas desean un espacio para dedicarse a sus intereses personales y lo convierten en una especie de santuario.
16. La silla es la pieza vital: ha de ser ergonómica, es decir, adaptada a las necesidades del cuerpo. Sobre todo debe proporcionar apoyo en las lumbares y altura ajustable. Muchas personas optan por las que pueden balancearse ligeramente para permitirse cierta libertad de movimientos. Otras prefieren las de asiento inclinado con apoyo para las rodillas.
17. En los estudios suele haber muchos aparatos que despiden emisiones contaminantes: ordenador, fax, fotocopiadoras, impresoras... Las emisiones pueden ser químicas o electromagnéticas. Éstas últimas pueden reducirse alejándose de los aparatos. Las químicas pueden combatirse con buena ventilación y colocando tres o cuatro plantas, que como ya hemos dicho tienen el poder de absorber sustancias contaminantes.
18. Un estudio no tiene por qué ser un lugar aséptico. Al contrario, puede brillar con personalidad propia. Por ejemplo, se pueden colocar los recuerdos de viajes que nos han cambiado o enriquecido de alguna manera, objetos a los que por cualquier razón atribuimos un significado íntimo especial o colecciones apreciadas. Estos objetos inspiran para ser más creativo. 

Cocina

La fuente principal de salud en una casa es la cocina, allí se preparan los alimentos que nutren el cuerpo y la mente. La cocina ejerce una atracción sobre las personas que viven en la casa: es fácil reunirse allí en un ambiente entrañable.
19. El menaje y los utensilios de acero, cerámica, hierro colado y vidrio son más saludables que el plástico y el aluminio, materiales ligeros pero que desprenden sustancias que pueden resultar nocivas.
20. Si hay un mínimo de luz, no pueden faltar plantas aromáticas. Los tiestos con albahaca, romero, menta, salvia, cebollino, perejil, tomillo, eneldo, hinojo... embellecen, son un condimento fresco y mantienen alejados a los insectos. 

El baño

El espacio dedicado al cuidado del cuerpo gana en importancia cada día. Empezó siendo un lugar arrinconado y pequeño para cumplir necesidades inevitables y se ha convertido en un templo del bienestar, un lugar ideal para deshacerse del estrés.
21. En el cuarto de baño predomina el elemento agua y el metal. El feng shui recomienda equilibrar este dominio reforzando los elementos tierra, fuego y madera. Para ello son colores adecuados el amarillo, el ocre, los azules y verdes. Algunos objetos potenciarán los elementos deseados y crearán un ambiente cálido: plantas y flores, grandes velas, objetos de barro y madera.
22. Se suele desperdiciar mucha agua. Una manera de economizar agua consiste en instalar cisternas de descarga controlada (si se tiene un modelo antiguo se puede reducir el agua de descarga colocando dentro dos o tres botellas llenas) y teléfonos de ducha de ahorro (aumentan la presión del agua y reducen la cantidad que sale).

Comedor

En muchas casas prácticamente se prescinde del comedor o se pasa en él cuanto menos tiempo mejor. La televisión y los sofás ejercen una poderosa atracción. Sin embargo, considerar el comedor como un espacio valioso significa otorgar la justa importancia a la alimentación, pues se precisa tiempo y una actitud relajada. Estar cómodos en el comedor es una buena ayuda para obtener todo el beneficio de los alimentos.
23. Las características de los muebles deben atraernos hacia ellos, proporcionarnos seguridad. El feng shui recomienda las mesas sin aristas agresivas que provocan una actitud defensiva: las mesas circulares, ovaladas o con las esquinas redondeadas son las más adecuadas. Lo mismo se puede decir de las sillas, que no han de tener resaltes puntiagudos ni esquinas en ángulo recto.
24. Crear una atmósfera agradable es el otro secreto para que se pueda concentrar la atención en la conversación y en los alimentos, que han de ser degustados sin prisas. Hay que eliminar distracciones, como la televisión, las luces intensas o los objetos llamativos. Las lámparas con pantalla, la luz indirecta y las velas proporcionan la luz adecuada. Los cuadros y objetos decorativos no deben sugerir nada desagradable o inquietante, sino abrir el apetito: sencillos bodegones, flores, paisajes, marinas... El comedor no es un buen sitio para los espejos.

Balcón

El balcón o terraza, por pequeños que sean, son espacios al aire libre al alcance en cualquier momento. Se va para tomar oxígeno, o para huir de una repentina sensación de claustrofobia, entonces conviene no encontrarlos desiertos o llenos de trastos. Mejor que estén llenos de vida.
25. Incluso en un balcón pequeño, más aún en una terraza, es posible cultivar alguna hortaliza en jardineras o tener algún árbol frutal.