8 ingredientes que sirven para limpiar la casa y que no envenenan el medio ambiente (y recetas para el suelo, la cocina y el baño)

0 comentarios

8 ingredientes que sirven para limpiar la casa y no envenenan ni el aire que respiras ni el medio ambiente

Sustancias que se utilizan habitualmente en la cocina o que se encuentran en droguerías son la base de las fórmulas higiénicas caseras. Son baratas, se encuentran fácilmente y no representan un riesgo para la salud ni para el ambiente. 

JABÓN PURO

El mismo que se emplea en la higiene personal es útil y eficaz en muchos usos domésticos. Puede mezclarse con agua caliente y un poco de carbonato de sodio.

BICARBONATO DE SODIO

El bicarbonato de sodio, el mismo que se utiliza en repostería o para tratar la acidez estomacal, es un agente limpiador imprescindible y muy versátil. Se encuentra en supermercados y droguerías. 

SAL DE MESA

Tiene propiedades desinfectantes y se utiliza en higiene doméstica como agente en polvo ligeramente abrasivo.

VINAGRE BLANCO

El ácido acético del vinagre blanco disuelve la suciedad, por lo que forma parte de muchas fórmulas caseras. Es muy útil en la limpieza de cristal, azulejos y manchas en general. Mezclado con sal o bicarbonato de sodio es un eficaz pulidor.   

ZUMO DE LIMÓN

El ácido cítrico es uno de los principales agentes limpiadores de la naturaleza. Es versátil, completamente seguro y aromático, además de eficaz, especialmente con los metales. 

BÓRAX

Se encuentra en droguerías y tiene múltiples usos en la higiene doméstica y personal. Se utiliza en pequeñas cantidades contra las manchas, los olores y el moho. 

ACEITES ESENCIALES

Los de árbol de té, tomillo, cítricos, salvia o eucalipto tienen propiedades desinfectantes y pueden añadirse a cualquier detergente casero que adquirirá además un aroma refrescante. 

CARBONATO SÓDICO

Es un agente ablandador del agua, por tanto aumenta su capacidad para penetrar en la suciedad e incluso la grasa. Se encuentra en droguerías bien surtidas. Hay que manipularlo en pequeñas cantidades y con guantes. 

Algunas fórmulas

SUELOS

Los suelos de madera o cerámica son naturales, bonitos y se mantienen limpios barriéndolos diariamente y pasando semanalmente una mopa húmeda. 

• Para un resultado más brillante, los suelos de terracota se limpian con una mezcla de agua y vinagre blanco al 50 por ciento. 

• Los suelos de madera sin tratar necesitan más cuidados, incluyendo la aplicación de linaza y ceras nutritivas (de carnaúba, por ejemplo). 

• Sobre los de piedra no se puede utilizar jabones. En su lugar se  emplea una solución a base de un litro de agua y dos cucharadas de carbonato de sodio. 

COCINA

Las fórmulas caseras también son eficaces en la higiene de superficies de trabajo y útiles propios de la cocina. 

• El bicarbonato sódico es imprescindible en la cocina. Mezclándolo con agua a partes iguales (cuatro cucharadas de cada, por ejemplo) se hace una pasta antiséptica, desodorizante y no abrasiva, con la que se puede limpiar el interior de la nevera, las superficies de aluminio, la grifería o las ollas. 

• Las maderas para cortar se limpian y desodorizan con una mezcla del jugo de medio limón con una cucharada de sal de mesa. Las manchas de té o café se van frotándolas con una piel de limón.

• Para el fregadero, en lugar de detergente en polvo, puede recurrirse a 300ml de agua con 25 g de sal.  

• Las sartenes incrustadas se espolvorean con una fina capa de bicarbonato y cubriendo la suciedad con agua hirviendo. Se deja reposar una noche y por la mañana se frota con estropajo metálico.

BAÑO

La obsesión por desinfectar el baño puede llevar a utilizar productos con antibióticos como el Triclosán, que favorecen la aparición de bacterias resistentes al tratamiento médico. 

• La pasta de bicarbonato es una vez más la alternativa. Se utiliza en el lavamanos, el váter, el bidé y los cromados. 

• Las manchas persistentes pueden frotarse con un gajo de limón o con cepillo y aguarrás. Las manchas de cal en las mamparas y cortinas de baño desaparecen con vinagre blanco (se deja actuar diez minutos y luego se pasa un paño).  

• La cisterna se limpia echando 150 ml de vinagre blanco y cepillando las manchas antes de vaciarla. Para desinfectar el fondo, una vez vacía, se vierten 125 ml de agua con 15 gotas de aceite de árbol de té y se deja que actúe un rato. 

 

Archivado en: