Voluntarios, a contar cigüeñas

0 comentarios

Hablamos con Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Seguimiento de Aves, de SEO/Birdlife, que nos explica los interesantes proyectos que tienen en marcha este año para las personas que sientan pasión por la ornitología y quieran contribuir como voluntarios.

Este año, los amantes de las aves que quieran implicarse con su trabajo voluntario están de enhorabuena. Seo/Birdlife tiene en marcha dos programas de muestreo muy especiales. Uno de ellos, el de parejas de cigüeña blanca, ¡solo se lleva a cabo en España cada diez años! El otro es un Atlas nacional para conocer la distribución de todas las especies. La magnitud de este trabajo es imposible sin el esfuerzo y generosidad de los voluntarios, tal y como nos explica Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Seguimiento de Aves, de SEO/Birdlife, en esta entrevista para El Correo del Sol. 

Salir al campo a ver aves es una pasión que cada vez “engancha” a más gente. Si además sirve para el bien común de protegerlas, nada mejor que coger el teléfono o escribir un correo para ponerse en contacto con los profesionales de esta ONG y saber cómo ayudar.

 

¿A qué programas pueden apuntarse los voluntarios en 2014?
Dentro de SEO/Birdlife hay varias áreas en las que se puede trabajar de voluntario. En el área de Censos y Programa de Seguimiento de Aves, hay 10 programas en marcha, desde censos, contar número de parejas o individuos, hasta muestreos en áreas para conocer la distribución de las aves y otros en determinados puntos para conocer la evolución. Son tres categorías. Para el 2014 vamos a hacer el Censo Nacional de cigüeña blanca. Se trata de que cada voluntario se coja un término municipal o un cuadradito de la cuadrícula en que se divide España (UTM). Se divide en 5.600 cuadraditos, el voluntario prospecta toda esa zona y nos marcará en un mapa y con una aplicación online las coordenadas de todos los nidos. Al sumarlas, sabemos cuántas parejas hay de cigüeñas y dónde están. Es el 7º Censo Nacional de cigüeña blanca y solo se realiza cada 10 años. Llevamos haciéndolo 70 años.

¿Con cuántos voluntarios contáis al año aproximadamente?
Con cerca de unos 1.500, pero hay algunos programas especiales que duran 4 años. Este año, por ejemplo, se realizan Atlas nacionales con los que conoceremos la distribución de todas las especies de aves a la vez. Eso solo se ha hecho dos veces en España, y en muy pocos países. En el último que hicimos participaron 2.700 personas.

Juan Carlos del Moral durante el marcaje con emisor de satélite.

¿Vuestra organización necesita voluntarios por falta de medios o las motivaciones son otras?
Son otras, toda esta labor sería imposible si se quiere hacer sin voluntarios. El Atlas que queremos hacer, con 5.600 cuadrículas, a un profesional no le podrías pagar menos de 100 € por una mañana. Se tarda como poco dos mañanas en muestrear cada cuadrícula, con lo cual sería 1.200.000 el muestrear dos veces cada año. Solo para el trabajo de campo, no hay nadie que pueda invetir ese dinero. Para movilizar a todas esas personas, hacen falta dos personas contratadas, otra para los análisis. Solo ese Atlas cuesta 2 millones hacerlo. Nosotros usamos mucho un término que es el de “ciencia ciudadana”. La ornitología española moviliza a todas esas personas para que, a través del voluntariado, se consiga una información científica que es carísima y no hay ninguna otra forma de conseguirla porque ni hay tanto profesional ni dinero para pagarles. De esta forma, se cumple una necesidad en el Estado español, y realmente se hace por conservar a la naturaleza. El objetivo es tener la información básica para que otra área de Seo/Birdlife, que se llama Conservación, tenga la información para protestar con base a algo. Es decir, estamos censando todos los años las golondrinas, sabemos que hay un 30% de declive, pues tenemos que decir que esa especie debe estar en los catálogos regionales y nacionales de especies protegidas, porque con ese declive debería estar en la categoría de vulnerable. El objetivo, pues, por nuestra área, es conseguir toda la información para saber qué especies están más amenazadas, cuáles tienen más problemas, y otra área de SEO/Birdlife protesta y exige las políticas para que esos espacios y esas especies estén protegidos. Y ese es el fin de mover a los voluntarios. 

¿Qué suelen hacer los voluntarios, cuántas horas trabajan? 
Depende del programa. En este Atlas trabajan desde las seis de la mañana hasta la una de la tarde. 

¿Necesitan experiencia previa o las tareas que asignáis son tan sencillas que con unas breves instrucciones es suficiente?
Depende de cada uno de estos diez progrmas. Por lo general, necesitas ciertos conocimientos de aves, porque se trata de identificar aves y contarlas. Los hay muy sencillos en que basta con que identifiquen las golondrinas, los mirlos y las urracas, que esas las identifica todo el mundo. En esos programas podría participar todo el mundo, pero para otros necesitas más experiencia, tienes que identificar los cantos de las aves, y para eso necesitas una cualificación. Se dan cursos y se entrena a los voluntarios y pueden hacer los muestreos seriamente. 

¿Es mayoritariamente gente joven? 
La edad media es entre 30 y 40. 

¿Qué crees que aporta vuestra organización al voluntario? 
Cuando estos voluntarios participan es porque aprecian mucho el medio ambiente y saben que revierte en la conservación de esas especies. Saben que hay alguien luchando para que esos ambientes y esas especies se mantengan, y que contribuyen con sus datos a que alguien luche por mejorar el estado de la naturaleza.

¿Les sirve el trabajo para su futuro profesional: nuevas vocaciones, ampliación de su curriculum, etc.?
En muchos casos. Muchos de estos trabajos que hacemos, a veces las administraciones necesitan informes tanto regionales como centrales, y les da curriculum para presentarse a concursos y asistencias técnicas porque está valorado.

Información sobre voluntariado de SEO/BirdLife: Teléfono: 91 434 09 10 Correo: voluntarios@seo.org Web: www.seo.org