Las emisiones de CO2 se disparan en el 2018

0 comentarios

Las emisiones de CO2 se han disparado en el 2018, con India, China y Estados Unidos marcando la preocupante tendencia, según el informe del Gobal Carbon Project publicado en la las revista “Nature” y presentado en la cumbre del cambio climático en Katowice (Polonia).

Las emisiones de CO2 se han disparado en el 2018, con India, China y Estados Unidos marcando la preocupante tendencia, según el informe del Gobal Carbon Project publicado en la las revista “Nature” y presentado en la cumbre del cambio climático en Katowice (Polonia). El aumento estimado a finales de año es el 2,7%, frente al repunte del 1,6% experimentado ya el año anterior y tras la estabilización del período 2014-16, que no acabó de cuajar como el esperado punto de inflexión.

La apertura de nuevas centrales de térmicas de carbón en Asia, la mayor demanda eléctrica en EEUU por el frío extremo en invierno y las olas de calor en verano y el aumento de la flota de automóviles con motores de combustión (pese a la irrupción de los vehículos eléctricos) son algunas de las razones que explican el aumento de las emisiones que deja en el aire los compromisos del acuerdo de París para limitar la subida de las temperaturas a dos grados (centrando los “esfuerzos” en no sobrepasar los 1,5 grados).

“Cada año que suben la emisiones estamos poniendo en riesgo las economías, los hogares y las vida de miles de millones de personas”, ha advertido Christiana Figueres, la artífice del acuerdo de París desde su puesto en la ONU, embarcada ahora en la así llamada “Misión 2020”.

“Estamos en la era del crecimiento exponencial y tenemos que pisar el acelerador de las “soluciones” para ganar esta carrera”, advirtió Figueres, a su paso por Katowice. “Las energías renovables y los coches eléctricos se están expandiendo rápido, pero los impactos del cambio climático y los episodios de clima extremo se están acelerando también”.

“Había esperanzas en que China dejara atrás el carbón y consumara el tránsito hacia las renovables, pero los dos últimos años ha quedado demostrado que no es fácil decir adiós rápidamente”, declaró a The Guardian el director del Centro Internacional para la Investigación del Cambio Climático en Noruega, Jan Ivan Korsbakken.

En los tres años dese el acuerdo de París, las bancos han financiado a escala global (principalmente en China y Japón) la construcción de 120 centrales de carbón con el equivalente a más de 400.000 millones de euros. Las campañas de “desinversión” en energías fósiles arraigadas en Estados Unidos o los esfuerzos de países como Reino Unido (que celebró en el 2017 el primer día sin quemar carbón) han sido insufientes para impulsar el giro energético a nivel mundial.

En EEUU, el uso del carbón ha caído sin embargo un 40% desde el 2005 y se encuentra al nivel más bajo desde 1979. Pese a la decisión de Donald Trump de abandonar el acuerdo de París, se espera que las emisiones vuelvan a bajar de una manera “natural” en el 2019, por la implantaciónel gas natural y por el crecimiento de las renovables.

“El aumento global de las emisiones es preocupante porque para hacer frente al cambio climáticos tenemos que no reducirlas eventualmente a cero”, advirtió Corinne Le Quéré, experta de la universidad británica de East Anglia y coautora del informe del Global Carbon Project. “Lo cierto es que hasta ahora no hemos visto acción por parte de los Gobiernos. Esperemos que los compromisos sean reales a partir de ahora y que el 2020 sea el verdadero punto de inflexión”.