La mitad de los médicos atiende peor a los pacientes a causa del estrés

1 comentarios

Contratar a más personal sanitario, ampliar el tiempo de visitas o reducir la jornada laboral son algunas de las acciones que mejorarían la atención.

Según un estudio sobre la percepción de la relación entre el estrés laboral y la atención al paciente por parte del personal médico, el 50 % de los profesionales reconoce que el estrés laboral comporta una peor atención al paciente (falta de seguimiento del protocolo y poco tiempo dedicado a la toma de decisiones), el 40 % muestra irritabilidad y mal humor, el 7 % comete errores serios que no comportan la muerte del paciente y el 2,4 % reconoce incidentes mortales para el paciente.

Para Ana Moreno Alcázar, coordinadora de la Unidad de Investigación del Centro Fòrum del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y profesora colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, en el ámbito sanitario existen una serie de factores que fomentan «de manera significativa» la sensación de estrés del personal asistencial. Son sobre todo los recortes provocados por la crisis económica y la sobrecarga asistencial por falta de recursos, indica la experta. Eso comporta la aparición de problemas de salud, como «la depresión y la ansiedad», añade Moreno.

Actualmente, los profesionales de la salud se sienten desbordados por el número de pacientes que deben atender y las condiciones laborales en las que lo tienen que hacer: poco tiempo, jornadas laborales de doce o más horas, falta de personal...», constata. Además, la propia actividad asistencial expone a los profesionales diariamente a hacer frente a situaciones decisivas como el manejo de pacientes de riesgo, curas intensivas, paliativas, situaciones críticas de salud que en muchos casos acaban con la muerte de los pacientes. Hay que tener en cuenta también los vínculos y las relaciones con los compañeros de los servicios, «que en muchos casos son tensas debido a la propia sobrecarga y eso fomenta la sensación de malestar», dice la profesora de la UOC.

Enfermeros y residentes, los otros colectivos con niveles altos de estrés

Los médicos no son los únicos con síntomas de estrés. Según un artículo publicado por la prestigiosa revista JAMA (Journal of the American Medical Association), más de un 30 % de los residentes que están en los primeros años de residencia sufren depresión o síntomas depresivos, y ese estado no disminuye en los años posteriores. Moreno apunta como causas más comunes la anticipación de la responsabilidad, dudas sobre su capacidad, la sensación de falta de control, la sensación de sentirse explotados y la falta de recursos, entre otras.

En relación con los enfermeros, la psicóloga apunta como factores de riesgo la gran cantidad de horas ligadas al sufrimiento de los pacientes; el sentir que tienen un papel de intermediarios entre los médicos, el paciente y sus familiares; el recibir una gran cantidad de críticas y exigencias de ambos lados; la imagen devaluada y sesgada de su profesión, además de la falta de recursos y de largas jornadas laborales.

La profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud Dolors Colom añade como colectivo vulnerable de sufrir estrés a los trabajadores sociales sanitarios. «Por una parte, reciben las peticiones de ayuda de las personas enfermas y sus familias y, por la otra, saben a priori que el sistema está colapsado y que no hay recursos de las instituciones», explica la especialista.

Las condiciones óptimas de trabajo

Para que la situación dé un vuelco, Ana Moreno sugiere instaurar servicios de salud preventiva y mejorar las condiciones laborales que favorecen la reducción de la sensación de agotamiento y estrés del profesional. «Contratar a más personal, ampliar el tiempo de visitas y reducir la jornada laboral» son algunas de sus propuestas. Para la psicóloga, esas nuevas políticas ayudarían al bienestar físico y psicológico del personal asistencial y conllevarían un impacto positivo en la atención del paciente.

La profesora colaboradora de la UOC añade que un médico con estrés debería estar de baja laboral cuando se ve «desbordado» y su mala gestión tiene consecuencias negativas en el servicio que presta al ciudadano. Antes de llegar a esa situación, Moreno recomienda que pida ayuda psicológica e incorpore prácticas que ayuden al control del estrés, como «la relajación, la meditación, el yoga, el ejercicio físico e implante estilos saludables de alimentación».

Nueve de cada diez españoles ha sentido estrés en el último año

Según el VII Estudio de CinfaSalud «Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés», que cuenta con el aval de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), nueve de cada diez españoles (96 %) han sentido estrés en el último año y cuatro de cada diez (42,1 %) lo han hecho de forma frecuente o continuada, porcentaje que equivale a casi doce millones y medio de españoles (12.413.000).

Por género, la mujer muestra un mayor nivel de estrés que el hombre. Una de cada dos (48,7 %) declara sentirse estresada frecuente o continuamente, frente a uno de cada tres hombres (31,5 %). Por edades, los menores de cuarenta y cinco años presentan un mayor grado de estrés y en cuanto a ocupación, los estudiantes son quienes más indican sufrir estrés de manera frecuente o continua (55,6 %), seguidos de las personas en busca de su primer empleo (50,7 %) y, en tercer lugar, de los trabajadores tanto por cuenta ajena como por cuenta propia (41,4 % en ambos casos).

Fuente: UOC

Archivado en: 
Gran articulo,obviamente no solo aftecta al sector medico pero si que es cierto que un error de un doctor puede ser mas graves que en otro sector.

Páginas