Haz tu propia alfombra reciclada con camisetas viejas

0 comentarios

No tires la ropa vieja a la basura. ¡Nunca! Si no la regalas a alguien que la necesite, puedes hacer tu propia alfombra.

Las alfombras de tela trenzada tienen una larga tradición porque son duraderas y permiten reciclar trapos y prendas viejas. Son fáciles de hacer, solo requieren un poco de paciencia y algunas camisetas u otras prendas que ya no uses (tejanos, sábanas, toallas...).

Lo ideal es planificar el diseño, por ejemplo, si queremos ponerlas en un lugar de la casa donde pasamos mucho tiempo y no queremos cansarnos al poco tiempo, habrá que pensar qué colores son los más adecuados. Piensa bien dónde vas a colocarla, para determinar forma y tonalidades.

 

 

1-Con unas tijeras largas y afiladas, corta la tela en tiras largas. Intenta que sean de igual anchura y longitud, pero no tienen que ser exactas porque irán trenzadas. Perfílalas cortando cualquier hebra suelta. Los más perfeccionistas hacen dobladillos a las tiras, pero aumenta mucho las horas de trabajo.

2-Una vez que tengas una buena cantidad de tiras de tela, cose por un extremo las tiras de tres en tres. Sujeta este extremo con un imperdible a alguna base que te permita estirar y trenzar con comodidad. 

3-Según avanza la tira, y para trenzar con comidad, puedes ir cambiando la sujeción. Une las diferentes tiras y comienza a dar forma a tu alfombra (la más fácil es la redonda, pero puede ser también rectangular u ovalada). 

5- Cose las trenzas en algunos puntos para unir unas con otras y mantener la forma. Para alfombras ovaladas o circulares, necesitarás algo más de tiempo y una trenza continua para poder enrollarla.

6-Con el tiempo, aprenderás a combinar mejor las telas y podrás surtir de alfombras calentitas toda tu casa reciclando tela por tipología (con tela de toallas, de sábanas, de tejanos...). ¡Incluso puede hacer colchas o fundas de sofá!

Fotos: @Martin Labar (www.flickr.com)