Estrategia de naturaleza para la sostenibilidad

15.7.2013
0 comentarios

Ser sostenible está de moda pero, más allá del concepto al uso, debemos darle espacio a la naturaleza para que con ello garantice nuestro futuro como especie en este planeta.

Foto: Juan Carlos Muñoz / Rewilding Europe

Mantener su esencia biológica y perdurar en armonía a los recursos de que dispone en su entorno es la enseña de cualquier ser vivo para sobrevivir o, lo que es lo mismo, para hacerse sostenible como especie. Desde la perspectiva humana la sostenibilidad está ligada a la prosperidad de poder abastecer las necesidades propias, pero sin que ello conlleve agotar las fuentes ambientales que sustentan a la humanidad.

Uno de los grandes retos de este siglo es conjugar el mantenimiento de la naturaleza salvaje y sus interconexiones como base fundamental en la que se apoye nuestra vida y con ello se perpetúe la humanidad. Un enfoque holístico que integre y racionalice un desarrollo sostenible pero que a la vez proteja y restaure los ecosistemas y su biodiversidad es esencial para garantizar la producción continuada de los servicios ecológicos.

 


Foto: Mireille de la Lez / Wild Wonders of Europe

Un amplio consenso científico sostiene que mantener al menos la mitad de la naturaleza intacta y considerada como un valor primario es la garantía para el futuro humano como especie en la tierra. Dicho territorio natural puede abarcar desde extensos paisajes terrestres y marinos interconectados o bien extenderse a través de áreas protegidas como parques, bosques, territorios en aprovechamiento o zonas de protección para bienes esenciales como el agua.

En el enfoque de aprovechamiento por el hombre hay que dar prioridad a necesidades que mitiguen el sufrimiento humano tales como la nutrición, el acceso al agua potable, la vivienda o el saneamiento y gestión del agua. La escasez de estos recursos provoca conflictos sociales, por ello vincular la salud con la estabilidad de los ecosistemas es contribuir a la mejora de la seguridad humana.


Foto: Juan Carlos Muñoz / Rewilding Europe

Asimismo la valoración socioeconómica de los servicios de los ecosistemas es fundamental para valorar todo lo que aporta la naturaleza a la humanidad y su subsistencia en términos económicos. Donde además se computen la degradación de recursos renovables o los mercados de agua, carbono y biodiversidad, entre otros, como parte del balance de activos económicos de una nación.

Para su presentación en WILD10, el 10º Congreso de Tierras Silvestres que se celebrará en Salamanca entre el 4 y el 10 de octubre, se está preparando la Estrategia de naturaleza para la Sostenibilidad –conocida como NSS, sus siglas en inglés-. Se trata de una coalición de expertos y organizaciones mundiales que puedan aportar modelos prácticos y reproducibles en otros lugares del planeta utilizando para ello las mismas herramientas aplicadas en un amplio rango de escenarios de conservación tanto terrestres como marinos.


Foto: Juan Carlos Muñoz / Rewilding Europe

Apoyándose en el diálogo alrededor de mesas redondas y talleres formativos se pretende crear una red de alcance internacional comprometida con la generación de directrices internacionales, iniciativas y modelos útiles que protejan y restauren un 50% de los ecosistemas intactos e interconectados con el fin de garantizar la producción continuada de los servicios ecológicos.

Dentro de la estrategia a desarrollar por la NSS, son prioritarias la agricultura y ganadería, pesquerías, aprovechamiento forestal, gestión del agua, producción de energía y el turismo y actividades recreativas. Puesto que se pretenden promover enfoques políticos y jurídicos que garanticen la conservación de la naturaleza. Además de un reconocimiento legal de la productividad de la naturaleza, así como los derechos ambientales humanos a los bienes ecológicos comunes de la naturaleza y sus servicios como soporte de la vida.


Foto: Jaime Rojo

De este modo, la salud humana se contempla como el resultado de disfrutar de ecosistemas saludables de los que se obtengan bienes esenciales como el agua potable, el saneamientos o la nutrición.

Las estrategias innovadoras que fomenten la economía verde la naturaleza, evitando los procesos que produzcan su destrucción, serán consideradas como pagos por servicios ambientales. La agricultura y ganadería con técnicas resilientes al cambio climático y que contribuyan a la protección y regeneración del entorno se ven como elementos indispensables de esta estrategia para la sostenibilidad.


Foto: Jaime Rojo

Respecto a los aprovechamientos silvícolas y la explotación energética, se sentarán las bases para detener o reducir daños como la deforestación e implementar propuestas de aprovechamiento compatibles con la naturaleza. Mientras que el turismo y los deportes en la naturaleza se incorporan por su beneficio social y psicológico para la humanidad.

Las actividades empresariales y financieras, que asumen su responsabilidad ambiental y la valoración del capital natural en términos de producción, comercialización e inversión, así como la colaboración por parte de la ciudadanía son piezas claves de este diálogo para lograr que las prioridades sociales y económicas se integren con la conservación de la naturaleza. WILD10 acogerá este debate y promoverá, así como anunciará el comienzo de iniciativas comprometidas con la naturaleza. Impulsando con ello la protección de la naturaleza, porque el futuro de la humanidad nos va en ello.

Más información: wild10.org

 

Archivado en: