¿Estamos ya en el punto de “no retorno” del cambio climático?

0 comentarios

Un estudio segura que más de la mitad de los nueve puntos de “inflexión climática” en el planeta están especialmente activos.

Un equipo de científicos, dirigidos por el profesor Tim Lenton de la Universidad de Exeter, ha lanzado la voz de alarma en la revista “Nature” con una investigación que asegura que el planeta puede haber entrado ya en el punto de “no retorno” del cambio climático. La advertencia llega una semana después del artículo respaldado por 11.000 científicos en la revista Bioscience asegurando que el planeta se encuentra en un estado de “emergencia catastrófica” y que el tiempo que se dispone para reveritr la situación es “tremedamento corto”.

El estudio en “Nature” asegura que más de la mitad de los nueve puntos de “inflexión climática” en el planeta, interconectados entre sí, están especialmente activos. Entre ellos, la pérdida del hielo en el Artico, en Groenlandia y al este y oeste de la Antártida, el derretimiento del “permafrost” en Siberia, los incendios del bosque boreal en Canadá, la deforestación de más del 17% la Amazonia, la muerte de las barreras coralinas en el Pacífico y la ralentización de la Corriente del Golfo en el Atlántico.

 

“Puede que hayamos superado ya el punto “crítico” capaz de causar una cascada de cambios y hacer que el clima sea incontrolable”, asegura Tim Lenton, que recalca cómo la zona de riesgo arranca con un aumento de las temperaturas entre 1 y 2 grados (y no de 5 grados, como era comúnmente aceptado hastas ahora). Se estima que el calentamiento ha sido ya de 1,1 grados de respecto a la era preindustrial y que podría alcanzar 1,5 grados en el 2040.

“No queremos ser alarmistas, simplemente constatamos los hechos como son”, advierte el profesor Lenton. “La cuestión del clima es al fin y al cabo un problema de gestión de riesgo. Hay que considerarlo como una cuestión de sentido común”.

“La estabilidad y la resiliencia de nuestro planeta está en peligro”, advierten los autores del artículo en Nature, divulgado en la antesala de la cumbre COP25 que reunirá a representantes de más de 200 estados en Madrid. “La acción internacional, y no solo las palabras, deben reflejar esta emergencia ante la que nos hayamos”.

Las selvas tropicales, los bosques boreales y el permafrost son ejemplos de de puntos “críticos” que, si se cruzan, podrían suponer la liberación de gases invernadero como el metano que acelerarían el calentamiento del planeta. El colapso de las capas de hielo en Groenlandia, el Artico y la Antárdida Oriental y Occidental podrían provocar un aumento de varios metros del nivel del mar.

Los autores advierten que una reducción de las emisiones podría en cualquier caso ralentizar el proceso. El reciente informe Emission Gap, auspiciado por la ONU, advierte sin embargo que las emisiones han aumentado una media del 1,5% anual en la última década y que necesitarían reducirse un 7,6% cada año, de aquí al 2030, para evitar un aumento de la temperaturas superior a 1,5 grados.