El Príncipe Carlos ensalza a la “extraordinaria” Greta Thunberg frente a los ataques de Trump

0 comentarios

El respaldo del príncipe de Gales le llega a Greta Thunberg horas después de un pulso dialéctico con Donald Trump en el arranque del Foro Económico Mundial

El Príncipe Carlos ha salido en defensa de Greta Thunberg, horas después de los ataques lanzados por el presidente Trump, que la calificó como “profeta del apocalipsis”. “Ella es extraordinaria”, declaró el heredero al trono británico a la CNN tras su encuentro con la activista sueca en Davos. “Lo que ella representa es una de las razones por las que llevo esforzándome todos estos años. Me preocupa el hecho de que la humanidad se mueve demasiado tarde, que siempre esperamos a tener la experiencia de la catástrofe para poder reaccionar”.

El respaldo del Príncipe Carlos le llega a Greta Thunberg horas después de su peculiar pulso dialéctico con Donald Trump en el arranque del Foro Económico Mundial, centrado este año en el cambio climático. “Nuestra casa está en llamas y la falta de acción gobal está alimentando el fuego cada hora que pasa”, advirtió de entrada Thunberg, que criticó “las palabras vacías y las promesas” de los políticos.

 

    “Para abrazar las posibilidades del mañana, debemos rechazar a los eternos profetas de la fatalidad y sus predicciones del apocalipsis”, declaró por su parte Donald Trump a su paso por Davos, en referencia implícita a Thunberg. “Son los mismos que nos decían que en los años sesenta íbamos a pasar hambre por el boom de la población o que en los años noventa se iba a acabar el petróleo (…) Son como los adivinos del pasado. Quieren que las cosas nos salgan mal, pero no lo vamos a permitir”.

     Trump, que sacó a Estados Unidos del Acuerdo de París firmado por 196 países, se autoproclamó como “un gran creyente en el medio ambiente” y como prueba ofreció su respaldo al plan reforestación del Foro que prevé la plantación un billón de árboles en una década. “Plantar árboles está bien, pero no puede sustituir la esfuerzo que necesitamos de mitigación y renaturalización”, replicó Thunberg. “No tiene sentido estar pagando a alguien para que plante árboles en Africa, cuando estamos talando la Amazonia a una escala infinitamente mayor”.

El Príncipe Carlos tomó el relevo el miércoles con su llamada a “un cambio de paradigma” y su particular decálogo ante la crisis climática. “Tenemos que poner la naturaleza y la protección del capital natural en el corazón de todas nuestras acciones”, dijo en su intervención ante el Foro. “Tenemos que encontrar la manera renponsable de descabonizar la economía y alcanzar la meta de emisiones cero”.

“Hay que reimaginar las industrias bajo los principios de una bioeconomía circular”, agregó el Príncipe de Gales. “Es necesario identificar las barreras y los elementos que pueden cambiar las reglas del juego, y eliminar los subsidios perversos (a los combustibles fósiles y a la agricultura intensiva) que impiden que la economía sea más sostenible”.

Carlos se mostró partidario de introducir “un impuesto verde” para garantizar que “quienes contaminan pagan”. El heredero de la Corona británica, que llegó a Davos en Jaguar eléctrico (aunque viajo en avión privado), reclamó “un realineamiento de las inversiones” y un esfuerzo de las empresas “para que los consumidores tengan un mayor acceso a productos éticos y sostenibles”.

 El ex vicepresidente norteamericano Al Gore aseguró por su parte que “la situación está empeorando mucho más rápido de lo que la gente quiere reconocer”, y se refirió a los recientes incendios en Australia como una muestra palpable de la crisis climática. Mark Carney, ex gobernador del Banco de Inglaterra y embajador de la ONU para la adaptación al cambio climático del mundo de las finanzas, lanzó por su parte una inequívoca advertencia a la elite empresarial reunida en Davos: “Las compañías que no hagan una transición a una economía verde se extinguirán”.