LEDs en lugar de halógenos

La mayor parte de la electricidad que consumen las bombillas halógenas se transforma en calor y, el resto, en luz. Esta proporción en el consumo no es lo deseable. Para mejorar la eficiencia de la iluminación, podemos sustituir los focos halógenos con bombillas de 35 watios por bombillas LEDs, que consumen 7 watios y son más longevas. La intensidad lumínica es inferior, pero resulta suficiente para la mayoría de usos, como  por ejemplo iluminar pasillos, armarios o rincones de lectura.

Podemos esperar a realizar el cambio cuando se funda un halógeno. De este modo, no desperdiciaremos parte de su vida útil. En el mercado existen LEDs a un precio razonable que disponen del mismo tipo de conexiones que las bombillas halógenas (MR16, que requieren transformador, o GU10, que no lo necesitan). Podemos aprovechar la operación para eliminar el transformador: simplementte tenemos que cortar el cable y adaptar una conexión GU10.