Elige moda tejana de bajo impacto ambiental

29.5.2013
0 comentarios

Si se analiza a fondo un pantalón tejano se pueden encontrar restos de cobre, plomo, mercurio y níquel, metales pesados emitidos durante el proceso industrial de teñido. 

Ninguna prenda de vestir ha resistido mejor los dictados de la moda que el tejano, pero tras este exitoso símbolo de vida informal y libre se esconden algunos secretos oscuros.

Uno de ellos es la injusticia que representa su fabricación por sueldos miserables en los países pobres y su venta a precio de lujo en los ricos. En Polonia, Honduras o Bangladesh se corta y cose un pantalón tejano por unos dos euros y se vende en los países ricos por encima de los 80 euros. Un negocio redondo que sin embargo no ha permitido a las grandes firmas fabricantes reducir el impacto perjudicial de la fabricación sobre la naturaleza. 

 

Si se analiza a fondo un pantalón tejano se pueden encontrar restos de cobre, plomo, mercurio y níquel, metales pesados emitidos durante el proceso industrial de teñido. También se puede hallar vanadio —una sustancia que en grandes concentraciones irrita las mucosas, provoca asma, mareos y calambres— y cromo (el cromato se considera uno de los tóxicos cancerígenos más peligrosos). Menos frecuentes son los colorantes bencidínicos, cuyo uso está prohibido en Europa pero que se siguen utilizando en los  países que producen el 80% de los tejanos. 

Sería posible fabricar pantalones sin utilizar estos ingredientes, pero las marcas no están dispuestas a defraudar las expectativas de los consumidores que desean sus tejanos de los clásicos colores azul o negro. El desarrollo de tintes amables con el entorno es uno de los grandes retos de la industria textil.

Plaguicidas en los bolsillos

Los metales pesados no son los únicos contaminates que se visten junto con unos tejanos. En casi todos los pantalones hay restos del cancerígeno y alergizante formaldehído, así como plaguicidas utilizados intensivamente durante el cultivo del algodón (el 25% del uso mundial de plaguicidas tiene lugar en los campos de algodón).

De todos modos, los plaguicidas incorporados en el pantalón no representan el problema mayor: una cantidad nueve veces superior se ha ido por los desagües durante los sucesivos lavados en el proceso de fabricación y una parte mayor aún fue a parar a la tierra de cultivo y luego a los cursos de agua.

Pero no todo lo que se pueda comentar de los tejanos va a ser malo: si una ventaja tienen es su resistencia, que junto a la valoración estética de “lo ajado”, hace que una prenda dure mucho tiempo.

Qué pantalón elegir

• Los pantalones de marca ofrecen más garantías de que no se hayan utilizado colorantes bencidínicos. Los grandes productores, si bien producen en el extranjero, tienen presentes las normativas de los distintos países en los que se importan sus productos. 

• Los tejanos negros, azules y de otros colores se tiñen sólo con tintes que contienen problemáticos metales pesados. La única manera de evitarlos es recurriendo a las marcas que ofrezcan algodón —mejor de cultivo ecológico— sin tintar. 

• Existen alternativas al tejano convencional, como los pantolones de algodón ecológico, lino o cáñamo. 

• Existen marcas que confeccionan jeans con algodón ecológico y reduciendo el impacto ambiental del teñido:
Camisetas y vaqueros NUDIE JEANS 
Tienda online de HOWIES
Short de algodón ecológico en C&A
Tienda online de EILEEN FISHER
Tienda online de LOOMSTATE
Tienda online de NAU