El cáñamo en casa

0 comentarios

El cáñamo es un material increíblemente versátil y con propiedades ideales para muchas aplicaciones en construcción y decoración. 

Casa levantada esencialmente con materiales obtenidos del cáñamo, en Asheville, Carlina del Norte (Estados Unidos)

Es curioso que una planta proscrita sea tan útil. El cáñamo (Cannabis sativa) no sólo proporciona principios psicoactivos y útiles en terapia, sino semillas y aceite rico en ácidos grasos esenciales omega-3, una fibra con la que se puede tejer resistente y elegante ropa... y también materiales para construir y decorar casas. Desde el punto de vista ecológico es además una planta ideal porque es muy resistente a las plagas y muy productiva.

De los tallos de la planta se obtienen fibras y estopas con propiedades que los hacen muy útiles en construcción y fabricación de objetos. Pueden servir para fabricar tableros de fibras, tejas, paneles para paredes interiores, materiales aislantes e incluso ladrillos. Es decir, todo lo necesario para levantar casas enteras tanto o más resistentes que las construidas con hormigón y más sanas, porque están mejor aisladas e impiden el desarrollo de mohos. Además su construcción requiere menos consumo de energía y de materiales no renovables. Lo demuestran las 18 viviendas de protección oficial construidas por la Suffolk Housing Society en Inglaterra, o las casas que diseña The Old Builders Company en Irlanda.

 

En todo el mundo están en marcha un buen número de investigaciones para crear materiales de construcción a base de cáñamo. En la Universidad Wahington State desarrollan un tablero más ligero, fuerte, elástico y aislante que los de madera. Una empresa en Ontario (Canadá), Wellington Polymer Technology, ha creado un material aislante para tejados que combina cáñamo y plástico reciclado. En Francia han inventado otro aislante similar, Isochanvre, en Irlanda Thermo-Hemp y en Inglaterra Isonat. También se están elaborando pinturas a base de aceite de cáñamo con una gran capacidad de cubrición y resistencia. El cáñamo no parece tener límites: se estima que son posibles unas 25.000 aplicaciones industriales.

En España es posible conseguir Cannabric, un bloque macizo, formado por fibras de cáñamo, cal hidráulica natural y una mezcla de minerales que puede utilizarse para construir muros estructurales (sin necesidad de añadir cámaras o elementos aislantes) o tabiques interiores. Gracias a su composición natural, el bloque de cáñamo permite la transpiración, evitando así las condensaciones que favorecen la aparición de humedades y mohos.
También se pueden conseguir algunos elementos que mejoran el entorno doméstico desde los puntos de vista de la ecología y la salud.

La firma BSB ha creado una colección de alfombras realizadas en fibra de cáñamo, anudadas a mano teñidas con tintes vegetales en rojo anaranjado, verde, marrón tostado y gris antracita. Frente a otras alfombras vegetales, las de cáñamo ofrecen resistencia. Además resultan cálidas en invierno y frescas en verano.

El cáñamo puede también facilitar el buen sueño. Cannarelax fabrica colchones con núcleo de látex natural y varias capas de cáñamo a su alrededor que garantizan una absorción óptima de la humedad. La capa exterior es de pura lana virgen y el forro, otra vez, de cáñamo sin restos de plaguicidas ni blanqueantes.