Cómo evitar que el calor se escape

13.3.2013
0 comentarios

Consejos para ahorrar en calefacción.

Calefacción ecológica y sana.

 

Los cristales dobles, que pueden acoplarse incluso en las antiguas puertas y ventanas de madera, reducen un 23% la pérdida de calor. Además, disminuyen la contaminación acústica que llega desde el exterior. Si la ventana es antigua y no tenemos la opción de cambiarla, podemos colocar una lámina térmica adhesiva pues esta solución reduce la salida de calor entre un 25 y un 50 por ciento. 

 

Los burletes de silicona o caucho adhesivos pueden evitar eficazmente la entrada de aire frío a través de las ventanas. Hay que vigilar especialmente el aislamiento del cajón donde se enrolla  la persiana. El espacio entre las puertas y el suelo también puede cerrarse con escobillas ideadas especialmente para esa función. Las entradas de aire en cualquier punto de la casa se pueden detectar con la ayuda de una vela. 

Mejorar el aislamiento de las paredes que dan al exterior de la casa, especialmente a la fachada norte, que no recibe el calor del sol. Una posibilidad es forrarlas por dentro con paneles de madera, sin necesidad de obras. También se puede añadir una capa de material aislante natural –corcho, fibras de cáñamo o coco– y un acabado con paneles de cartón-yeso. 

Las cortinas son barreras térmicas muy eficaces, sobre todo las de teijdo grueso. Por eso hay que correrlas por la noche. Existen incluso cortinas que incorporan una capa de material aislante y otra resistente a la humedad para evitar la condensación. 

Cerrar las chimeneas cuando no se están utilizando porque si permanecen abiertas pueden reducir la temperatura interior en dos grados.