Guía de masajes occidentales

0 comentarios

Los tratamientos manuales son un patrimonio de todas las culturas.

En Occidente ha primado la acción física sobre el cuerpo y los efectos positivos sobre las emociones y la psique.

Masaje deportivo. / FLICKR

Las técnicas básicas del masaje se han desarrollado dando lugar a distintas terapias. Cada una ha hecho hincapié en un aspecto del tratamiento manual, que ya era valorado por los médicos romanos y griegos, como Hipócrates de Cos, uno de los padres de la medicina occidental, quien afirmaba que los terapeutas debían ser expertos en el arte de realizar fricciones.

Quiromasaje

Es el tipo de masaje más conocido. Se realiza exclusivamente con las manos (quiro en griego) y dispone de una gran variedad de técnicas para estimular el funcionamiento de los procesos fisiológicos.

Los efectos más destacados se producen en los músculos, el sistema circulatorio y el sistema linfático. El quiromasaje es capaz de destensar los músculos contracturados por culpa de la tensión nerviosa y emocional, o de las compensaciones debidas a malas posturas, problemas muscoloesqueléticos y lesiones.

También mejora la irrigación sanguínea en todos los tejidos, reduce la hipertensión y ayuda al sistema linfático en su labor de arrastre de los residuos para ser eliminados.

Pero el quiromasaje no es sólo un mero trabajo sobre los tejidos. El contacto puede estimular o relajar el sistema nervioso, favoreciendo tanto la relajación y el sueño, como la activación.

También es muy importante el efecto sobre las emociones. Éstas se reflejan en las tensiones musculares en cualquier lugar del cuerpo y al actuar sobre ellas el estado anímico puede mejorar. Por eso una de las principales indicaciones del quiromasaje es la ansiedad y la agitación nerviosa.

Asimismo el aporte energético del contacto mejora la confianza en uno mismo y en los demás, lo cual puede ser de mucha ayuda en la recuperación de trastornos graves. Los estudios científicos han podido demostrar que el sistema inmunitario sale fortalecido de una sesión de quiromasaje.

Algunos quiromasajistas recurren a los aceites esenciales. No sólo facilitan las manipulaciones sino que suscitan por si mismos efectos positivos, pues sus compuestos volátiles ayudan a relajarse o activarse (véase aromaterapia). Los aceites actúan por absorción a través de la piel y a través del sentido del olfato.

Un quiromasaje dura entre 30 minutos y una hora, aunque las sesiones pueden alargarse. Normalmente se realizan sesiones semanales y luego mensuales para el mantenimiento y la prevención. 

Indicaciones:
• Alivia el estrés y armoniza las emociones. Permite recobrar la conciencia de unidad con el propio cuerpo.
• Muy útil en el tratamiento de las contracturas consecuencia de las posturas mantenidas en el trabajo, el estrés y los malos hábitos. Tratarlas a tiempo evita problemas mayores.
• Mejora la circulación, especialmente en los brazos y las piernas.

Masaje sueco

Es el primer masaje de tradición europea, sistematizado a principios del siglo XVIII por el sueco Hendrik Ling. En sus primeros tiempos se trató de un masaje muy vigoroso, que confiaba la recuperación de la salud al estímulo de los sistemas circulatorio y linfático.

Sin embargo, durante las últimas tres décadas los terapeutas que lo practican le han dado un carácter más holista, haciendo énfasis en los aspectos psíquicos del tratamiento. Actualmente los principales beneficios atribuidos al masaje sueco son que procura un sentimiento de calma e integridad física. Además aumenta la flexibilidad de las articulaciones y mejora la circulación sanguínea. En contraste con las enérgicas técnicas de los orígenes, las actuales son agradables, fluidas e intuitivas.

Indicaciones:
• El masaje sueco ha inspirado el masaje deportivo que reciben los deportistas antes y después de la competición, primero con aplicaciones estimulantes, que preparan para la acción y luego relajantes, que inducen al descanso del cuerpo.
• La recuperación de lesiones traumáticas resulta favorecida y acelerada, evitando las recaídas y los problemas secundarios.
• Ayuda a mantener el buen estado físico en las personas con movilidad reducida por cualquier problema de salud tanto físico como psíquico o con costumbres muy sedentarias.

[pagebreak]

Drenaje linfático

Consiste en repetidos movimientos, suaves y lentos, con una presión ligera, siempre en dirección al corazón, que sirven para estimular la circulación linfática. Ésta es la responsable de recoger sustancias tóxicas y residuos por todo el organismo para después eliminarlos.

El masaje actúa sobre las vías y los ganglios linfáticos. Éstos son estructura nodulares —existen cerca de 1.000— que se encuentran en el recorrido de la linfa, que es paralelo al sistema venoso. Su función es la de filtrarla, gracias a la acción de células inmunitarias que eliminan bacterias, virus, proteínas inútiles y residuos.

La eficacia del drenaje linfático queda demostrada en el hecho de que tras un masaje se incrementa la eliminación de líquidos hasta en un 15 por ciento.

Un drenaje linfático no dura menos de 60 minutos y debe ser aplicado por un fisioterapeuta especializado.

Californiano

También denominado masaje sensitivo, es uno de los más fáciles de aprender y realizar, especialmente en pareja. Se aplica con movimientos suaves y armónicos evitando en la medida de lo posible los cambios bruscos de ritmo y la pérdida de contacto con la piel de la persona masajeada.

Sus beneficios se basan en la relación emocional y sensitiva que se establece entre quien lo da y quien lo recibe. Debe ser lento y aplicarse en silencio.

Indicaciones:
• Las personas con tendencia a la hinchazón de piernas debidas a porblemas de retorno venoso obtienen mucho provecho. Las embarazadas se benefician por este efecto y por la prevención de las estrías.
• También es recomendable su aplicación para prevenir los dolores premenstruales y el estrés.
• Resulta imprescindible para quienes tengan dificultades en el sistema linfático (tras algunas intervenciones quirúrgicas como para tratar el linfedema postmastectomia, las úlceras varicosas o el reuma ).
• Está contraindicado en el cáncer en curso, los problemas cardiacos e hipertiroidismo. Si se sufre un problema de salud en general siempre conviene consultar con el médico antes de hacerse el masaje.

Gestáltico

Forma parte de una psicoterapia que pretende conseguir un aumento de la conciencia del propio cuerpo a través del contacto consciente, la respiración y el hecho de la presencia. El paciente debe tratar de expresar después del masaje, que recorre suavemente todo el cuerpo, lo que ha sentido. Aumenta la autoaceptación.

Técnica de Heller

Combina el masaje, la reeducación del movimiento y la exploración de las emociones. El programa consta de 11 sesiones de 90 minutos. Cada sesión se concentra en una parte del cuerpo y las emociones relacionadas con ella.

Masaje transverso profundo

También se conoce con el nombre de Cyriax porque es el apellido de su creador. Es una técnica terapéutica contundente muy específica para curar lesiones musculares, ligamentosas y tendinosas que convencionalmente se tratan con la inmovilización. Acelera la recuperación y evita secuelas pero puede llegar a ser muy doloroso.

Los tipos de manipulaciones

En una sesión normal se utilizan los dedos, la palma lisa o hueca, los nudillos o los cantos de las manos para efectuar las distintas maniobras. Entre las más conocidas pueden destacarse las siguientes:
Roces. Realizados generalmente con la palma de la mano o sólo con la punta de los dedos, preparan la zona para un tratamiento más profundo.
Fricciones. Son roces rápidos y con cierta presión en ambos sentidos y sobre un área pequeña.
Amasamientos. Se aplican con los dedos o toda la mano sobre un músculo o grupo muscular concretos, de manera más o menos profunda. Es una de las principales maniobras para destensar.
Percusiones. Golpes realizados con los las manos ahuecadas que  provocan el flujo de sangre hacia la superficie y detensan grandes músculos contraídos.
Presiones. Con la palma o los dedos se aplican estáticamente para actuar sobre zonas profundas.
Vaciados. Se efectúa una presión a lo largo de un recorrido con el fin de estimular los sistemas circulatorio o linfático.
Estiramientos y movilizaciones. Se aplican sobre las extremidades y se utilizan en tratamientos de recuperación.
Pases. Son caricias rápidas que se realizan con las puntas de los dedos al final del tratamiento. Son agradables y de carácter sedante.

MANTENER EL CONTACTO. Al aplicar un masaje es  muy importante mantener en todo momento el contacto con la piel del paciente. Es una manera de conexión terapeuta-paciente que ayuda a crear un espacio de confianza. Si el contacto se interrumpe el paciente puede sentirse “abandonado” y eso puede redundar en la eficacia final de la técnica que se está aplicando.

Artículos Relacionados

Por El Correo del Sol
Por Claudina Navarro
Por Manuel Núñez y Claudina Navarro
Por Manu Corral
Por Natalia de la Torre
Por Mireia Darder y Ferran Lacoma *