Gever Tulley enseña lecciones de vida a través de la experimentación

15.2.2013
0 comentarios

Así funciona la increíble Tinkering School. 

 

 

Usando atractivas fotos y vídeos, Gever Tulley demuestra las valiosas lecciones que los niños aprenden en su Tinkering School. Cuando se deja correr libre la mente de estos jóvenes y se les confían las herramientas, materiales y orientación necesaria, la creatividad en la solución de los problemas toma las riendas para construir botes, puentes y hasta una montaña rusa, originales.

Transcripción (por Santiago Regidor Chantrill):

Este es el momento exacto, en el que comence a crear algo llamado "Tinkering School" (Escuela de Experimentación).

Tinkering School es una escuela donde los chicos pueden agarrar palos martillos y otros objetos peligrosos con plena confianza en su manejo. Confiados de que no se lastimarán a si mismos y confiados de que no lastimarán a otros. Tinkering School no sigue un programa fijo y no hay exámenes. No intentamos enseñarle a nadie, ninguna cosa especifica.

Cuando los chicos llegan se les confronta con muchas cosas. Madera y clavos, soga y ruedas, y un montón de herramientas, verdaderas herramientas. Es para los chicos una experiencia de seis días de inmersión y en ese conexto, podemos ofrecerles a los niños tiempo, algo que suele ser escaso en sus vidas sobreagendadas. Nuestra meta es asegurarnos que ellos se van con un mejor sentido de como hacer cosas que cuando llegaron. Y la profunda noción interna de que uno puede descubrir cosas tan solo jugueteando.

Nada sale como es planeado, nunca. Y los chicos pronto aprenden que todos los proyectos salen chuecos y se adaptan a la idea de que cada paso dentro de un proyecto, es un paso mas cerca de la dulzura del triunfo o de un desastre que produzca risa. Empezamos con garabatos y dibujos y a veces hacemos verdaderos planes. En otras ocasiones solo empezamos a construir. Construir es el corazón de la experiencia. Manos a la obra, profundamente inmersos, y completamente comprometidos con el problema entre manos. Robín y yo actuando como colaboradores manteniendo el contexto en los proyectos y guiándolos hacia la meta. El éxito está en el hacer. Y se festejan y analizan los fracasos. Los problemas se convierten en rompecabezas. Y los obstáculos desaparecen.

Cuando son enfrentados a desafíos, particularmente complejos... surge un comportamiento en verdad interesante: la decoración (risas). La decoración del proyecto sin terminar es una especie de incubación conceptual. Desde estos intervalos surge una profunda comprensión y sorprendentes nuevos enfoques para resolver los problemas que momentos antes los tenían frustrados.

Todos los materiales están a la disposición para su uso. Incluso esas odiosas, mundanas, bolsas de plástico para víveres, pueden convertirse en un puente más fuerte que cualquiera pueda imaginar. Y las cosas que construyen les sorprenden incluso a ellos mismos.

Video: 3, 2, 1, ahora!

Gever Tulley: Una montaña rusa construida por niños de 7 años.

Video: Yaayy!! (Aplausos)

Gever Tulley: Gracias, ha sido un gran placer. (Aplausos)