Eva García: "La moda debe ser ecológica, ética y sostenible"

0 comentarios

Entrevista a la diseñadora de Ecoology.

Todos los grandes de la moda se han lanzado a crear colecciones “eco”. En realidad, no les queda otra: una avanzadilla de jóvenes diseñadores concienciados con el medio ambiente y con propuestas de ropa sostenible y sana les están pisando los talones. La nueva generación de consumidores quiere productos respetuosos con el entorno y con los trabajadores y están obligando a repensar todo el sistema textil. Un cambio absolutamente necesario si tenemos en cuenta que la industria textil es una de las más contaminantes.

Greenpeace ha elaborado una lista de los tóxicos más peligrosos en la elaboración de la ropa, que llegan a los ríos y acuíferos: alquifenoles, ftalatos, colorantes azoicos, formaldehído, retardantes de llama bromados y clorados… Y así, hasta once. Todos muy contaminantes, algunos potencialmente cancerígenos o considerados disruptores endocrinos, puesto que alteran el proceso reproductivo de los organismos vivos, incluido el de las personas. 

 

Hablamos con Eva García, de Ecoology, que diseña y confecciona moda ecológica moderna, sexy y comprometida, que conecta muy bien con la sensibilidad de los consumidores que no aceptan ya el "todo vale". 

Hacer moda ecológica es más complejo y costoso. ¿Por qué elegiste esa opción?
Porque deseaba hacer las cosas mejor y vivir en un planeta más limpio y respetuoso con el entorno. Desde hace unos años los consumidores optamos por productos ecológicos y la moda no debe ser menos.

¿Cómo se asegura el diseñador de que las telas y los materiales son verdaderamente ecológicos en todo el proceso de producción?
Consultando y llevando a cabo una labor de investigación y selección de los mejores proveedores. No basta con que te digan que es ecológico: a veces no lo es y debes asegurarte preguntando. También hay sellos, como GOTS, que certifican que el tejido es orgánico y en qué proporción lo es. Como consumidor, hay que mirar el etiquetado y también es importante el país de origen de la prenda, así te haces una idea de las condiciones laborales que tienen los trabajadores. No solo importa que el tejido sea ecológico, también dónde se ha producido la prenda. Por mucho que sea sostenible, si lo ha hecho un trabajador en condiciones infrahumanas o un niño, ¿de qué nos sirve? En Ecoology se produce todo de forma local, en Barcelona en talleres que visito muy a menudo y gran parte se hace en un taller social que ayuda a mujeres en riesgo de exclusión laboral.

¿Qué tejidos pueden ser ecológicos aparte del algodón? ¿No te limita como diseñadora el tener que ceñirte a una pocas telas? 
No solo hay tejido eco, también hay reciclados de algodón y poliéster, que es una manera de reutilizar y de consumir menos recursos. Otros tejidos sostenibles en todos su proceso y que tienen muy buena calidad y resultado son el tencel o el modal, que se obtienen de pulpa de árboles de bosques sostenibles que consumen poca agua y crecen muy rápido. La lana que uso es ecológica y proviene de una familia que la saca de sus propias ovejas. El bambú también es sostenible. Hay cada vez mas opciones, pero aún falta mucho por hacer. Las limitaciones son muchas comparando con los tejidos que no tienen estos valores añadidos. 

¿Se puede vestir cien por cien con moda eco? Parece difícil.
Cada vez hay más personas que se interesan por los materiales con los que está hecha su ropa y que prefieren menos cantidad con mayor calidad. Ya hay las suficientes opciones para no tener que cambiar de estilo. Aún no hay muchas tiendas que tengan estos productos, pero cada vez hay más, incluso tiendas que no son eco pero que quieren ofrecer esa opción a sus clientes. En internet se puede encontrar una amplia variedad para todos lo gustos y bolsillos.

¿Crees que quien elige ropa ecológica lo hace por respetar el medio ambiente o por salud? 
Los tejidos eco son más sanos para la piel y el planeta. No causan alergias ni pican ni incomodan a las personas con pieles más sensibles. Hay que lavarlos menos, ya que dejan respirar la piel, y el tacto es muy diferente: es mucho más suave y agradable. Solo por eso hay mucha gente que se enamora de las prendas, por su tacto. La calidad de los tejidos también se nota, ya que duran más tiempo en mejor estado.

La ropa que vende Decathlon, C&A, H&M como ecológica… ¿lo es realmente? 
El tejido seguramente es ecológico, pero ¿en qué condiciones está hecha esa prenda? ¿De qué sirve respetar el entorno si no respetamos a las personas que hacen nuestra ropa? Por eso hay que informarse sobre dónde y quién hace tu ropa. Debería ser eco, ética y sostenible. Todo un reto, pero es posible. 

¿Qué tiendas nos recomiendas?
En Barcelona se puede encontrar en Coshop, Green Life Style, Humus, Gaia. En Madrid, El desván de Sense Nu. En Ourense, en la Planta carnívora. En Logroño, en Noemí Albisu. Y hay muchas tiendas online: Sunsais, Moves to Slow, Moda en positivo, Green this season y Modavanti. 

¿Cuáles son tus diseñadores internacionales preferidos?
Cada vez me fijo menos en los diseñadores y más en la gente de la calle, que es a quien va dirigida Ecoology. A la hora de comprar mi ropa me decanto por diseñadores locales y prendas más exclusivas de producción limitada que no encuentras en grandes superficies. No hace falta que todos vayamos vestidos igual.