Carbohidratos e índice glucémico en la cura de savia y zumo de limón

0 comentarios

La cura de savia y zumo de limón, basada en la milenaria terapia del ayuno, es el tratamiento ideal para desintoxicar el organismo.

La cura de savia y zumo de limón no es ni un medicamento ni una forma de de alimentación, sino una cura "detox" a base de limón y Sirope de Savia, que le proporciona al cuerpo la posibilidad de reponerse, regenerarse, renovarse y crear anticuerpos propios. Desintoxica todo el organismo y elimina grasas sin efectos secundarios, además de equilibrar tu cuerpo, tu mente y tus emociones.

Energía de absorción lenta

El Sirope de Savia es una mezcla de los mejores siropes de palma y arce que, además de ser muy rico en oligoelementos y otros nutrientes, está compuesto mayoritariamente de carbohidratos de lenta absorción. Los carbohidratos de lenta absorción son beneficiosos porque refuerzan las células del cerebro y los músculos. Debido a ello, durante el ayuno no suelen producirse efectos secundarios tales como fatiga, irritabilidad, nerviosismo, falta de concentración y rendimiento, si se lleva a cabo la cura correctamente.

En el caso del Sirope de Savia, el índice glucémico (IG) y la carga glucémica son bajos (IG 35) –se considera un nivel bajo el inferior a 54–, lo cual resulta muy favorable para tener los niveles de azúcar en la sangre equilibrados. 

¿Qué es el IG (índice glucémico)?

Este índice sirve para medir la velocidad con la que los carbohidratos de los alimentos que comemos afectan el nivel de glucosa en sangre. Cuanto mayor sea este índice para un alimento, más deprisa se transformará en glucosa. Este incremento brusco de glucosa pone al cuerpo en alerta y dispara la producción de insulina. La base de este índice la constituye la glucosa, a la que se ha dado el valor 100. A partir de esa base se compara el de otros alimentos. Cuanto menor sea el índice glucémico de un alimento, más lento será el aumento del nivel de glucosa que provoque. Esta lentitud es muy beneficiosa, por ejemplo, en el caso de las personas con diabetes, que han de evitar estas subidas bruscas de glucosa.

Cuando comemos algún alimento con un índice glucémico alto, a no ser que las reservas de glucógeno sean bajas en ese momento, muy probablemente se convertirán en grasas por completo, así como la mayoría de los alimentos que se coman a la vez, o se hayan comido algunas horas antes. Esta es la causa de que engorden tanto los alimentos con un alto contenido de grasa cuando se combinan con alimentos con un índice glucémico alto.

Dos ejemplos. Entre las combinaciones pésimas, a efectos de engordar, encontraremos las hamburguesas y las pizzas. En las hamburguesas (sobre todo si se comen acompañadas del típico refresco de cola), se está combinando la grasa y las proteínas de la carne con el pan (que, por ser -normalmente- muy refinado, posee un IG mayor aún que el pan normal) y, además, con el azúcar del refresco. Y en las pizzas se combina la grasa y las proteínas de los ingredientes con los carbohidratos de absorción rápida de la base. Por eso las personas que se alimentan a menudo con pizzas y hamburguesas son las que llegarán a unos niveles de obesidad que eran desconocidos hasta que productos de este tipo se popularizaran de forma generalizada.

  

Como vemos, el índice glucémico del Sirope de Savia de palma y arce es bajo y nos permite utilizarlo durante la cura sin preocupaciones. En cambio, deberíamos evitar los alimentos con un índice superior a 60 o, al menos, no comerlos combinados con alimentos grasos. 

 

 

La información recogida en este artículo ha sido extraída del libro: 
La cura de savia y zumo de limón
K.A. Beyer
Ediciones Obelisco
Número de páginas: 128
P.V.P.: 8,95€
Para más información sobre la cura del sirope de savia y zumo de limón pincha aquí.

Si deseas comprar Sirope de savia, clica aquí:

Sirope de Savia 1 litro

Sirope de savia 500 ml

Archivado en: