Leches vegetales: muchos beneficios sin efectos indeseados

0 comentarios

El mercado de productos ecológicos ofrece una gran variedad de leches vegetales, desde la de soja a la de kamut, pasando por la espelta, la quinoa, el alpiste, el sésamo o el arroz. 

Son muchas las personas que abandonan la leche de vaca movidos por razones de salud o por convicciones éticas. Pero, pese a la creciente demanda por alternativas vegetales, hasta hace poco, las que ofrecía la industria alimentaria en nuestro país eran escasas. La opción más común era la leche de soja, aunque también en algunos casos podía provocar problemas de intolerancia o alergia.

Actualmente, el mercado biológico ofrece un gran número de leches vegetales de sorprendentes sabores, como la leche de kamut, la de quinoa, la de alpiste o la leche de sésamo, entre otras muchas, que pueden aportarnos muchísimos beneficios a nuestra salud y enriquecer nuestra dieta sin ningún efecto secundario no deseado.

 

El mito del calcio

La principal razón por la que algunos consumidores siguen fieles a la leche de vaca y no se terminen de decidir por las leches vegetales es la creencia de que en ella hallarán una de las mejores fuentes de calcio que existen. Sin embargo, lo cierto es que la biodisponibilidad de este tipo de calcio para los adultos es relativa.

Y esta idea viene respaldada por nuevos estudios que apuntan a que nuestro organismo absorbe mejor el calcio de los derivados de la soja o de algunas algas que el de los productos lácteos. Por eso, ciertas marcas biológicas ya se han preocupado por añadir calcio de alga marina a sus leches vegetales, para igualar o incluso superar esta posible carencia.

La leche de cereales

Si sufrimos problemas de alergias y no nos queremos arriesgar, la opción más segura es, sin duda, la leche de arroz. Además, por su ligereza es muy recomendable para los más pequeños. Esta leche en concreto es muy útil cuando se sufre de problemas digestivos, diarreas o vómitos. Incluso es perfecta para los casos más extremos en que el cuerpo no tolera alimentos, pero se necesita reponer nutrientes y fluidos, como puede ser cuando se sufre una gastroenteritis.

No hay que confundir esta leche con el agua de la cocción del arroz, que al ser rica en el almidón que se ha desprendido, es sumamente astringente. En este caso, en el proceso de fermentación que transforma en leche al arroz, se rompe este almidón y así se convierte en una bebida que ayuda a regular el tránsito intestinal.

Por otro lado, tenemos la maravillosa leche de avena, que comparte similares propiedades nutricionales con la leche de arroz pero, además, por sus azúcares lentos favorece la actividad de la glándula tiroidea y tiene un componente, la avenina, que le confiere propiedades sedantes.

Frutos secos líquidos

Entre las leches vegetales más desconocidas del grupo, quizás se encuentren las leches de frutos secos que, además de ser muy nutritivas, tienen un sabor exquisito y delicado. En el mercado encontramos muchísimas opcionesd. Entre las más utilizadas, sin duda debemos citar a la la leche de almendras y la de avellanas, que se pueden comprar tanto en polvo como en tetrabrick.

Estas leches son muy ricas en ácidos grasos insaturados y ácido linoleico. Entre sus minerales destacan el potasio, el fósforo, el magnesio u oligoelementos altamente antioxidantes, como el selenio y el zinc. No podemos olvidar tampoco su enorme contenido en vitaminas del grupo B, fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro sistema nervioso.

Como alternativas menos conocidas y de más reciente introducción, encontramos variedades para todos los gustos, en cuanto a sabor y a textura se refiere, como la leche de teff, de espelta, kamut, quinoa, avena o espelta.

Por otra parte, tenemos las populares bebidas de chufa, pero con éstas hay que tener cuidado, ya que casi siempre se comercializan muy azucaradas, por lo que es mejor elaborarlas nosotros mismos, endulzándolas luego con un poco de malta de cereales.

10 razones para elegir leches vegetales ecológicas

• No contienen colesterol
• Son bajas en sodio
• No contienen lactosa
• No contienen caseína
• No se les añade azúcar
• Poseen ácidos grasos esenciales
• Son más fáciles de digerir que las leches animales
• Frías, son mas refrescantes que otras leches
• Son 100 % naturales

 

Sobre la autora
Laura Kohan (@thefoodtherapy) es coaching nutricional, cocinera bío y escritora. Su espíritu emprendedor le ha llevado a viajar por el mundo y a trabajar como cocinera en diferentes situaciones. Es autora de varios libros, como Alimentos saludables para el siglo XXI, Cocina bio de temporada invierno y Cocina bio de temporada verano (N.E.Ed Ediciones). En su blog The Food Therapy, ofrece recetas, consejos y planes semanales, con planes completos y equilibrados, para comer mejor y ser más feliz. Dispone también de una página en Facebook: The Food Therapy.

 

 

 

 

 

 

Archivado en: