Conectados con el universo

0 comentarios

Conectar nuestro campo energético con un campo energético universal nos alimenta de bienestar

La meditación es sanadora en un amplio sentido de la palabra. Está siendo objeto de muchos estudios científicos que así lo corroboran: con la meditación logramos una mayor resistencia al estrés, un mejor equilibrio de las emociones y de la respuesta inmunitaria, un aumento de la concentración mental y también de la empatía, según explica el psicólogo e investigador Daniel Goleman.

Pero hay otras técnicas que también tienen el mismo efecto y son menos conocidas. Se basan en conectar nuestro campo energético con un campo energético universal que nos alimenta de bienestar.

Eric Pearl, doctor en Quiropraxis y creador de Reconnective Healing, cree hay que con estas técnicas, como la Reconexión que él practica, o Sanaxial, no solo nos conectamos a un campo de energía mayor, sino también de una frecuencia y vibración muy especiales, que transforman nuestra vida.

La colaboración de Eric Pearl con el psiquiatra Gary E. Schwartz, director del Laboratory for Advances in Consciousness and Health (Departamento de Psicología de la Universidad de Arizona), ha dado interesantes resultados, pues sugiere que estas energías –a las que es muy fácil acceder– funcionan como una señal electromagnética.

En sus experimentos con plantas, Schwartz ha podido comprobar que una hoja arrancada de la planta muere definitivamente a los 7-10 días; si se le aplican técnicas de chi kung, su duración es mucho mayor, y con Reconnective Healing las hojas se mantienen vivas hasta los 90 días.

Una interpretación del efecto beneficioso de estas técnicas es que, en realidad, lo que hacen es conectar el campo energético individual con las frecuencias de un campo mayor que bien podría ser lo que algunos científicos llaman Campo de Punto Cero.

La periodista Lynne McTaggart lo define como «una fuerza central organizadora que gobierna nuestros cuerpos y el resto del cosmos». Esta visión sugiere que, más que un simple ensamblaje de carne y huesos o un conjunto de reacciones bioquímicas, los seres humanos somos «una carga energética» unida a ese campo mayor subyacente (algo así como una gran «malla» a la cual todos y todo están conectados, ya que el vacío no existe).

La activación del chi nos permitiría ser conscientes de esa conexión. «El campo, como dijo Einstein sucintamente en una ocasión, es la única realidad», recuerda Lynn McTaggart en su libro El Campo… y quizá esa sea una «verdad» a la que es más fácil «acceder» con estas técnicas que expanden la conciencia.

En un próximo texto de este blog, te explicaré cómo acceder a ese campo energético. El camino es apasionante y está lleno de descubrimientos personales.