Baño para pies sudorosos

0 comentarios

Un baño de pies con una infusión de hierbas aromáticas puede resultar de gran alivio para combatir el exceso de sudoración.

La llegada del calor representa una auténtica liberación para los pies sudorosos, que se libran de la esclavitud que supone el calzado cerrado. Las personas que padecen este problema acusan más sus efectos con el cambio de tiempo, que nos obliga a cubrirnos de nuevo los pies.

Para minimizar el problema del exceso de sudoración, conviene usar calcetines de fibras naturales y airear los pies yendo descalzo siempre que sea posible. Por la noche, un baño desodorante de hierbas puede resultar de gran alivio.

 

Para preparar este baño, necesitamos dos cucharadas soperas de cada una de las siguientes plantas: angélica, menta, salvia, romero y bayas de enebro. Ponemos todos los ingredientes en 1 litro de agua hirviendo, tapamos el recipiente y lo dejamos reposar durante una hora. Pasado este tiempo, colamos la infusión, la introducimos en un frasco y la conservamos en la nevera.

Cuando queramos darnos el baño, mezclamos un cuarto de litro de la infusión en el agua de baño y dejamos los pies sumergidos unos 20 minutos. A continuación, secamos bien los pies y, si el tiempo lo permite, los dejamos al aire. Si hace frío, podemos cubrirlos con unos calcetines de hilo o de algodón.